Posts

Christians and Donald Trump: Our Meeting with Him

I was asked to participate in a meeting between Donald Trump and about 35 Christian leaders Friday night in Charlotte.  There was no requirement for participants to endorse Mr. Trump. Instead, it was a chance to exchange ideas with Mr. Trump on issues especially important to the Christian community, such as life, judges, and the growing problem of the government coercing religious people to violate their religious beliefs.

Christians and Donald Trump

As he did in a similar meeting I attended in New York a couple of weeks ago, Mr. Trump affirmed his commitment to protect life, appoint conservative judges vetted by the Federalist Society, and to work with Christians on religious freedom issues.  While I don’t endorse candidates, I am encouraged by Mr. Trump’s willingness and openness to personally discuss these issues and express his agreement with the positions I support.

For those Christians who think it’s wrong to meet with someone like Mr. Trump, I ask them to take off their Pharisee robes for a minute to see whom Jesus met with and ministered to.  Meeting with Mr. Trump is not only biblical, it’s an opportunity to do good. When one of the two people who will be President of the United States asks for your opinion, why wouldn’t you provide it?  It’s a dereliction of duty to not speak the truth on issues that directly affect lives and our ability to preach the Gospel and live our faith!

Mr. Trump’s team reached out to me and other Christians.  I’d meet with Mrs. Clinton if she requested my opinion (I’ve only heard crickets so far. And I doubt there are any evangelical Christians expecting her call since she wants to use the force of government to change our beliefs, and her party has demonstrated hostility to biblical Christianity for the past eight years).

For those of you who see no good choice in this presidential election, remember that you are not just voting for one person— you are actually voting for thousands of people that come along with the top of the ticket, some of whom will affect our country for generations. There are literally thousands of political appointees at several levels of government, including Supreme court judges and about 300 other judges, whom the President will appoint. Those people will attempt to make America in the image of their party platform. Those are two radically different images and two radically different futures for you and your children.

To see how radically different they are, take a look at this very helpful chart that quotes directly from the two party platforms.  It shows where the Democrats and Republicans stand on issues important to most Christians.  Given this knowledge, it is also a dereliction of duty when you fail to vote.

LGBTQ Contradictions

“People almost invariably arrive at their beliefs not on the basis of proof but on the basis of what they find attractive,” said Blaise Pascal. Indeed, attraction, not reason, is the engine of the LGBTQ movement. Otherwise it wouldn’t be riddled with contradictions such as:

There are no differences between men and women.

Except when we demand the right to marry people of the same sex because people of the opposite sex are just too different from people of the same sex.

You ought not judge me for what I do.

Except I can judge you for what you do. You’re an ignorant, intolerant bigot for supporting your political goals rather than mine, and for refusing to celebrate my same sex wedding.

People should be tolerant!

Except me when I’m intolerant of you and your position.

Discrimination is wrong!

Except when I discriminate against you. After all, I can refuse to bake a cake that’s against same-sex marriage, but you can’t refuse to bake one that’s for it. I’ll sue!

There is no gay agenda.

PayPal Founder Peter Thiel said this at the Republican National Convention: “When I was a kid, the great debate was about how to defeat the Soviet Union. And we won. Now we are told that the great debate is about who gets to use which bathroom.  This is a distraction from our real problems. Who cares?”

Except when we at PayPal care enough to cancel our business plans in Charlotte because to the company, it’s absolutely a travesty of justice to keep men out of women’s bathrooms and showers. (Apparently, it’s not a travesty of justice to PayPal when Islamic countries literally murder gays and transsexuals. It’s business as usual for PayPal in those countries.)

It’s wrong to accommodate differences between men and women.

We at the NBA pulled our All-Star game out of Charlotte because it’s wrong to acknowledge and accommodate differences between men and women, especially by keeping them in separate restroom and shower facilities.

Except when we at the NBA acknowledge and accommodate the differences between men and women by keeping them in separate leagues, restrooms and shower facilities.

We are “inclusive and diverse.”

We at the NBA made our decision according to “the long-standing core values of our league. These include not only diversity, inclusion, fairness and respect for others but also the willingness to listen and consider opposing points of view.”

Except when it comes to “diversity, inclusion, fairness and respect” for the people of North Carolina who are being excluded because their diverse and opposing point of view is not respected by us at the NBA. You see, “Inclusion and diversity” to us and other liberals actually means exclusion for those who don’t agree with our approved views. (Whoops, there goes “diversity.”) But of course, you can see our point: it’s completely unreasonable for North Carolinians to want to keep biological men out of women’s shower facilities like we at the NBA do. After all, what could possibly go wrong? In order to rectify the situation, we at the NBA should move the game to New Orleans — a city with the exact same laws as Charlotte. That’ll show everyone that we stand on principle!

Why the Contradictions?

Truth is not the principle that the LGBTQ movement and their allies stand on. Truth is what corresponds to reality, and if anything obviously corresponds to reality it is that men and women are different. Humanity would not exist without those differences. They are not mere preferences; they are built into the very biological nature of the sexes.

Unfortunately, LGBTQ apologists are not concerned with the inherent contradictions in their positions. They are not on a truth quest but a happiness quest. Truth is being suppressed, sometimes intentionally and sometimes unintentionally, because it gets in the way of what they find attractive; what they perceive will make them happy. This is understandable. In fact, all of us are apt to suppress the truth on occasion to get what we want. Most of our problems are self-inflicted and exacerbated by our unwillingness to follow the truth where it leads.

Suppressed truth has terrifying implications because power rather than reason is the currency of influence for those unwilling to follow the truth. If you don’t think so, just begin to articulate a rational case against LGBTQ political goals. You won’t get any rationality back, just hysterical cries that you must be forcibly shut up because you are the next Hitler! That’s what we see out of many in the LGBTQ movement — from the bullying by the misnamed Human Rights Campaign on corporate and sports America all the way to the Supreme Court, which has ignored its oath to uphold the true meaning of Constitution.

HRC bullying is bad enough, but the illegitimate use of power by the Court is even worse. Five lawyers adopted legislative power from the bench to impose their own political views on over three hundred million Americans. Along the way they charged opponents of their views with “animus” against homosexuals. Animus? That’s not true. But even if it was, why does the Court think that voter motivation has anything to do with constitutionality? Even the Court succumbs to the tendency to impugn motives and call people names when it’s short on reason. In fact, when your position isn’t true, you can distract attention from your contradictions by yelling louder and bullying all opponents as the LGBTQ movement is doing.

Regardless of your political party, it’s time to stand up to the bullies, with truth. If you don’t, those with increasing power will use it someday to shut you up on something you care about. Then the ultimate contradiction will be complete — your right to free speech, religion and association guaranteed by our Constitution will not be guaranteed for you anymore either.


 

Resources for Greater Impact:

La Ciencia por si sola no dice nada los científicos son los que lo hacen

Por Frank Turek

Traducción Erick Jimenez

_

No puedes poner honestidad en un tubo de ensayo.

La Ciencia por si sola no dice nada los científicos son los que lo hacen.

Estas son algunas de las reveladoras conclusiones que podemos extraer en el escándalo del correo de calentamiento global.

“¿Dices que la ciencia no es objetiva?” No, a menos que los científicos lo sean, y la mayoría de veces no lo son. No quiero impugnar a todos los científicos pero es cierto que algunos de ellos no han sido completamente honestos. Algunas veces mienten para conseguir o mantener sus trabajos. Algunas veces mienten para obtener fondos. Algunas veces mienten para promover sus propias creencias políticas. Algunas veces no mienten intencionalmente, pero obtienen malas conclusiones científicas porque solo están buscando lo que quieren encontrar.

La mala conducta de los científicos es más común de lo que crees. Una encuesta realizada por investigadores de la Universidad de Minnesota encontró que el 33% de los científicos admitieron haber actuado mal durante sus investigaciones, incluyendo a más de un 20% de científicos, en la mitad de su carrera, que reconocieron “haber cambiado el diseño, metodología o resultados de un estudio como resultado de presiones recibidas por parte de los patrocinadores”. ¡Piensa cuántos más habrán hecho esto, pero no quieren reconocerlo!

Mentiras descaradas y engaño parecen ser el caso con el “Clima-gate.” Los correos expuestos revelaron la selección puntual de eventos, manipulación de datos y el trabajo tras bambalinas para censurar las opiniones opositoras; así como el dudar de las mediciones realizadas al no encajar en las conclusiones pre establecidas. Matt Drudge comentó acerca de esto como el “Mayor escándalo en la ciencia moderna.”

Actualmente considero que existe otro gran escándalo científico, pero estas tergiversaciones no son tan obvias. En este escándalo, en lugar de las mentiras descaradas, las conclusiones científicas son extraídas bajo la mesa por suposiciones filosóficas previas. Tal como en el caso de la controversia sobre el origen de la vida y de las nuevas formas de vida. ¿Fueron las fuerzas naturales actuando sobre mezclas químicas inertes las que produjeron vida, o fue el resultado de una acción inteligente? ¿Las nuevas formas de vida habrán evolucionado a partir de formas de vida inferiores debido a fuerzas naturales o fue necesaria la intervención de una inteligencia?

El Dr. Stephen Meyer ha escrito un fabuloso best-seller, en donde aborda estas preguntas, llamado La Firma en la Célula. Al haber obtenido su doctorado en la Universidad de Cambridge en Filosofía de la Ciencia, el Dr. Meyer está en la cima de la cadena alimenticia de la ciencia. En nuestra entrevista radial del 8 de agosto, me comentó que ha estado trabajando en un libro de +600 páginas –el cual no limita los detalles técnicos- durante más de una década.

¿Qué califica a un hombre con un doctorado en “Filosofía de la Ciencia” para escribir un libro acerca del origen de la vida o la macro evolución? Todo. Lo que algunos científicos, y muchos en el público en general, fallan en entender es que la ciencia no puede realizarse sin un fundamento filosófico. Toda la información debe ser interpretada. Y mucho del debate entre los exponentes del Diseño Inteligente (como el Dr. Meyer) y los Darwinistas (como el profesor de Oxford Richard Dawkins) no es sobre la evidencia –pues todos están viendo la misma evidencia. Es un debate sobre la filosofía. Un debate sobre qué causas pueden ser consideradas como posibles, incluso antes de examinar la evidencia.

Los científicos buscan causas, y lógicamente, solo hay dos tipos posibles de causas –una causa inteligente o una causa no inteligente (es decir, causa natural). Una causa natural puede explicar una maravilla geológica como el Gran Cañón, pero solamente una causa inteligente puede explicar una maravilla geológica como las caras de los presidentes sobre el Monte Rushmore. Asimismo, las leyes naturales pueden explicar por qué la tinta se adhiere al papel en el libro del Dr. Meyer, pero solo una causa inteligente puede explicar la información que allí se encuentra (es decir, ¡el Dr. Meyer!)

¿Cómo se aplica esto a la pregunta acerca del origen de la vida? Mucho después de Darwin, descubrimos que una “simple” célula está comprendida por miles de volúmenes de información en el ADN en lo que se conoce como complejidad específica –en palabras del día a día, sería como un programa de software o un mensaje realmente largo. ¡Richard Dawkins reconoce que la cantidad de información contenida en la mal-llamada “ameba primitiva” ocuparía 1,000 volúmenes de una enciclopedia!

¿Cuál es el origen de todo esto? Aquí es donde entra la filosofía. El Dr. Meyer está abierto a ambos tipos de causas. Richard Dawkins no lo está. En el libro del Dr. Meyer se explica cómo las fuerzas naturales no parecen tener la capacidad de realizar tal trabajo, solo la inteligencia la tiene. Sin embargo, Dawkins y su Darwinismo presionan filosóficamente para descartar causas inteligentes antes de examinar la evidencia. Por lo tanto, para ellos no importa cuánta evidencia apunte hacia causas inteligentes (como lo hace un mensaje suficientemente largo), siempre concluirán que tuvo que ser algún tipo de causa natural. En otras palabras, su conclusión es el resultado de sus suposiciones filosóficas previas.

Mientras Dawkins no tiene una explicación natural viable para el origen de la vida o el mensaje que esta contiene, él asegura que no puede ser el producto de inteligencia. Esta suposición filosófica conduce a lo que parece ser una conclusión increíble: El hecho de creer que 1,000 volúmenes de una enciclopedia son el resultado de fuerzas naturales y ciegas es comparable a creer que la Librería del Congreso es el resultado de una explosión en una imprenta. Yo no tengo tanta fe como para creer eso.

“¡Este es un argumento del Dios de las brechas!” podría protestar Dawkins. No, no lo es. Simplemente no carecemos de una explicación natural para una forma de vida “simple” – cuya información equivalente a 1,000 enciclopedias, esto es evidencia empírica y verificable para creer en una causa inteligente. Piensa en la causa del libro El Espejismo de Dios de Richard Dawkins, por ejemplo. No es simplemente que carezcamos de una explicación natural para el libro (pues sabemos que las leyes de la tinta y el papel no escribieron un libro). Es también el hecho que conocemos que mensajes solo provienen de mentes. Por lo tanto, podemos confiadamente postular a un autor inteligente, en lugar de un proceso natural y ciego.

¿Por qué es tan difícil para Dawkins y otros Darwinistas reconocer esto? Tal vez porque se rehúsan a hacerlo. Y así, como los “científicos” del calentamiento global, ellos tienen sus razones políticas o morales para negar incluso lo obvio. O tal vez nunca se han percatado que no pueden hacer ciencia sin filosofía. Como Einstein dijo: “El nombre de ciencia es un pésimo filósofo”. Y un pésimo filósofo de la ciencia puede llegar frecuentemente a conclusiones científicas equivocadas. Esto se debe al hecho que la ciencia no habla – los científicos sí lo hacen.

Estas de acuerdo que la “Ciencia” no dice nada?

Para suscribirse solo dale click aquí

Los Ateos se roban los derechos dados por Dios

Por Frank Turek

El ateo Richard Dawkins ha declarado: “El universo que observamos tiene precisamente las características que deberíamos esperar pues al final no hay diseño, propósito, bien o mal. Nada más que una dura y despiadada indiferencia…el ADN no sabe ni le importa. El ADN simplemente está, y nosotros bailamos al compás de su melodía.

 

Pero Dawkins no actúa como si realmente creyera eso. Él ha afirmado recientemente que una mujer tiene el derecho a escoger el aborto, y consideró que sería ‘inmoral’ traer al mundo a un bebé con Síndrome de Down. Según Dawkins, el ‘derecho a escoger’ es algo bueno mientras que dar a luz a un niño con Síndrome de Down algo malo.

 

Entonces, ¿cómo funciona? ¿Existe realmente el bien y el mal, o somos solamente autómatas bailando al compás de nuestro ADN?

 

Ateos como Dawkins son fervientes defensores del derecho al aborto, el matrimonio homosexual, la asistencia médica y social, el uso de anticonceptivos, y otros más. Pero, ¿quién define que esos son realmente derechos? ¿Bajo qué estándar objetivo son el aborto, el matrimonio homosexual, la adopción por padres homosexuales y la asistencia médica y social derechos morales? No existe tal estándar en el universo materialista del ateísmo. Por lo tanto, los ateos deben robar las bases de los derechos moralmente objetivos dados por Dios mientras argumentan en contra de su existencia.

 

Ahora bien, no estoy diciendo que debas creer en Dios para ser una buena persona o que los ateos son personas inmorales. Incluso algunos ateos viven vidas más morales que muchos cristianos. Tampoco estoy diciendo que los ateos no sepan qué es la moralidad. Cualquiera tiene un concepto básico del bien y el mal sin importar si creen o no en Dios. De hecho, esto es justamente lo que la Biblia nos enseña (lee Romanos 2:14-15).

 

A lo que me refiero es que los ateos no tienen cómo justificar la moralidad. Frecuentemente confunden el saber qué es bueno con el justificar por qué es bueno. Ellos dicen que es bueno amar. Estoy de acuerdo, pero ¿por qué es bueno amar? ¿Por qué deberíamos hacerlo? El asunto no es cómo saber qué es Bueno, sino saber por qué existe un estándar confiable de Rectitud en primer lugar.

 

Puedes llegar a conocer la moralidad objetiva a través de diversas formas: tus padres, los maestros, la sociedad, tu conciencia, etc. Y puedes llegar a conocerla mientras niegas que Dios existe. Pero esto sería como decir que puedes conocer el contenido de un libro mientras niegas que este tiene un autor. ¡Claro que puedes hacerlo, pero no habría libro si no existiera un autor! En otras palabras, los ateos pueden llegar a conocer la moralidad objetiva mientras niegan que Dios existe, pero esta no existiría a menos que Dios si exista.

 

Si lo único que existe es lo material, lo cual es el argumento del ateísmo, entonces no existe tal cosa como una ley moral que sea inmaterial. Por lo tanto, los ateos deben robar un estándar moral para que su sistema materialista pueda funcionar, ya sea por un estado de bienestar absoluto, la Regla de Oro, hacer lo que “es mejor para la mayoría”, etc. Estos estándares no existen en un universo materialista en donde las creaturas bailan al compás de su ADN.

 

Los ateos se ven atrapados en un dilema. Sí Dios no existe todo se reduce a opiniones personales, donde no existen los derechos moralmente objetivos, incluyendo todos aquellos que los ateos apoyan. Si Dios existe entonces existen los derechos moralmente objetivos. Pero claro, estos no incluyen matar bebés mientras se encuentran en el vientre, el matrimonio homosexual, y los muchos otros que han inventado, los cuales son contrarios a la mayoría de religiones y leyes naturales.

 

Ahora bien, un ateo podría decir: “En mi país tenemos una constitución que la mayoría aprobó. No necesitamos recurrir a Dios.” Esto es cierto, no tienes por qué avocarte con Dios para escribir leyes, pero si tienes que recurrir a Él si quieres que estas estén fundamentadas en algo más que opiniones humanas. De lo contrario, tus “derechos” sólo son preferencias que pueden ser derogadas en las urnas de votación o según el capricho de algún juez activista o dictador. Es por esto que nuestra Declaración de Independencia fundamenta nuestros derechos en el Creador. Esta reconoce el hecho que sí alguien llega a cambiar la constitución, tu seguirás gozando de algunos derechos pues estos provienen de Dios, no son invenciones humanas.

 

Sin embargo, mi punto no es cómo podríamos establecer los derechos objetivos, dados por Dios, dentro de las leyes humanas. Mi punto es que sin Dios no hay derechos humanos objetivos. No existe el derecho al aborto ni al matrimonio homosexual. ¡Claro, sin Dios tampoco hay derecho a la vida ni al matrimonio natural!

 

En otras palabras, no importa en qué postura política te encuentres –no importa con cuánta pasión apoyes y creas en ciertas causas o derechos– sin Dios ninguno de ellos son derechos verdaderos. Los derechos humanos no serían más importantes que tus preferencias personales. Por lo tanto, los ateos pueden creer y pelear por los derechos al aborto, el matrimonio homosexual, así como muchos otros, pero no pueden justificarlos como derechos verdaderos.

 

De hecho, para ser un ateo consistente –esto sonará escandaloso, pero es cierto– no puedes realmente pensar que alguien ha hecho algo para mejorar al mundo. Una política o reforma objetivamente Buena es imposible si el ateísmo es verdadero. Por lo tanto, debes creer que lo que hicieron Wilberforce, Lincoln y Martin Luther King para abolir la esclavitud y el racismo no era algo realmente bueno; simplemente era diferente. Esto significa que debes creer que haber rescatado a los judíos de los hornos no era objetivamente mejor que acabar con ellos. También significa que debes creer que el matrimonio homosexual no es mejor que el maltrato hacia los homosexuales. (Finalmente estamos “bailando al compás de nuestro ADN”, el que maltrata a los homosexuales simplemente nació con el gen anti-gay. ¡No puedes culparlo de ninguna manera!) También significa que debes creer que amar a alguien no es mejor que abusar de ellos.

 

Tal vez estarás pensando “¡esto es un escándalo! ¡El racismo, el asesinato y la violación son objetivamente malos, las personas tienen el derecho a no ser lastimadas!” Estoy de acuerdo contigo. Pero esto es verdadero solamente si Dios existe. En un universo ateo nada es objetivamente malo respecto a cualquier cosa en cualquier momento. No hay límites. Todo se vale. Por lo tanto, para ser  un ateo consistente debes creer y estar de acuerdo con lo escandaloso.

 

Si estás molesto conmigo por estos comentarios, entonces estás de acuerdo conmigo en una forma muy importante. Si no te agradan las ideas y comportamientos a los cuales hago referencia, estás admitiendo que no todos los comportamientos e ideas son iguales –algunos están más cerca de la verdad moralmente objetiva que otras–. Pero, ¿cuál es la fuente de esa verdad objetiva? Esta no puede ser alterable, como los seres humanos imperfectos como tú y yo. Esta puede ser solamente Dios, en cuya naturaleza inmutable se afirman todos los valores morales. Es por esto que los ateos, sin quererlo, están robándole a Dios cada vez que afirman un derecho para hacer cualquier cosa.


Pero, ¿cómo podemos saber que ese es el Dios del cristianismo? ¿Acaso no hizo cosas malas en el Antiguo Testamento? ¿Y dónde queda la separación entre el estado y la iglesia? Estas son algunas de las preguntas que he abordado en mi nuevo libro Robándole a Dios: Por qué los ateos necesitan de Dios para defender su postura, del cual se adaptó este artículo.

 

¿ Los Ateos se roban los derechos dados por Dios ?

¿ Que otras cosas los Ateos roban de Dios ?


Este articulo también esta disponible en Ingles aquí: Atheists Steal Rights From God


Traducido por Erick Jimenez

¿Es cierto que obtenemos toda la verdad de la ciencia?

¿Es cierto que obtenemos toda la verdad de la ciencia? Cuando alguien afirma que “todo lo que sabemos que es verdad lo obtenemos meramente de la ciencia” nuestro deber es aclarar que este no es el caso pues, esa misma declaración no es científica. Tu no puedes ir a un laboratorio y probar esa declaración, pues es una afirmación filosófica.


 

La mayoría de la cosas que sabemos no son de naturaleza científica de hecho las leyes de la lógica que utilizamos para aprender todo lo demás no son científicas son metafísicas ni siquiera podríamos practicar la ciencia sin la filosofía, la ciencia está cimentada en la filosofía, la ciencia está fundamentada en estos principios metafísicos de las leyes de la lógica, causa y efecto, la uniformidad, aparte de muchas otras cosas y todos estos principios metafísicos los tienes que utilizar para poder hacer ciencia, así que la idea de que toda verdad proviene de la ciencia por más maravillosa que sea la ciencia, es simplemente un planteamiento erróneo, porque la ciencia en sí depende de estos conocimientos y principios metafísicos.

No podemos obtener verdades éticas de la ciencia. no podrias hablar de las cosas más importantes en nuestras vidas como relaciones personales, pues nosotros conocemos a nuestras espos@s y a nuestros familiares no por medio de la ciencia, los conocemos por que interactuamos con ellos.

A Dios no lo conocemos por medio de la ciencia tampoco, pero las afirmaciones y argumentación científica tal vez nos ayude a mostrar que existe un ser más allá del mundo que lo ha creado y lo preserva , pero no lo conocemos a Él directamente por medio de la ciencia, lo conocemos por medio de lo que Él a hecho, y realizado. Así que podemos concluir y estar seguros de que no toda la verdad proviene de la ciencia, solo obtenemos algunas verdades por medio de la ciencia.

Así que la próxima vez que un materialista o naturalista trate de utilizar esta objeción puedes estar seguro de que este no es el caso, la ciencia nos informa de verdades dentro de sus limitaciones, acordémonos que la ciencia es descriptiva no prescriptiva, la moralidad y las leyes de la naturaleza no son dictadas por la ciencia solo descritas por ella.

 

Si quieres escuchar a dos Apologistas discutir este tema con mas profundidad dale click al enlace: ¿Es la Ciencia el Único Camino a la Verdad?

 

El sexo es la nueva religión

Por Frank Turek

El sexo es la nueva religión en los Estados Unidos, y es la religión de la espada. Esta es la verdadera razón por la que esta controversia ha aumentado en Indiana. Una minoría vociferante y determinada de la religión del sexo está intimidando y la talando tradicionalistas quienes necesitan una ley que les permita que se les deje en paz. Este choque de ortodoxias tiene valores opuestos con moralistas en ambos lados exigiendo sus derechos.

Un lado dice, “todo el mundo debe celebrar mi matrimonio entre personas del mismo sexo” (una posición moral).  Y el otro dice, “Dios o mi conciencia me impide hacerlo” (que es también una posición moral).  ¿Alguien puede ver una posición neutral aquí? No hay ninguna. Por lo tanto, la pregunta es ¿al “derecho” moral de quien se le dará prioridad?

Los Gobernadores de Indiana, Arkansas y varios otros estados ven la necesidad de proteger la libertad religiosa por una muy buena razón de que —está siendo atacada. La balanza se inclina decididamente contra el libre ejercicio de la religión tradicional— y contra el derecho de los cristianos, musulmanes, judíos y cualquier otra persona quien no se  celebre la ortodoxia de la nueva religión.

Olvídate de la tolerancia. Esto va más allá de la tolerancia. Ahora, si usted no está de acuerdo con celebrar el matrimonio entre personas del mismo sexo, los creyentes en la religión del sexo comenzarán una inquisición y, sin un juicio justo, te castigaran por tu herejía. Es por eso que esta legislación es necesaria. Floristerías y pastelerías, fotógrafos, agentes de de bienes raíces, CEOs de compañías de Internet y los conferencistas como yo han descubierto personalmente que todas las personas que dicen que están luchando por “tolerancia” son a menudo las más intolerantes. En el nombre de la “inclusión y diversidad”, aquellos de nosotros que tenemos una diversa vista estamos siendo excluidos, y hasta despedidos y multados porque no violamos nuestras creencias para satisfacer al opresivo clero de la religión del sexo.

Hace un par de años Cisco y Bank of America me despidieron de mi puesto de consultor de formación debido a que ha que tengo creencias conservadoras sobre el sexo y el matrimonio aunque mis creencias nunca fueron expresadas en el trabajo. Cuando un gerente homosexual de Cisco se dio cuenta en la internet de que yo habia escrito un libro dando dando pruebas de que mantener la definición del matrimonio natural sería lo mejor para la sociedad, el no me pudo tolerar y exigió que me despidan. Un HR ejecutivo me corrió a pocas horas sin tan  siquiera hablar conmigo. Esto ocurrió a pesar del hecho que los programas de liderazgo y la formación de equipos que yo dirigía siempre recibían altas calificaciones (incluso del gerente homosexual!).

Mientras que probablemente estoy entre la minoría, creo que la gente tiene el derecho a elegir con quien quiere hacer negocios. En otras palabras, yo apoyo el derecho de Cisco de despedirme. Mi problema, como lo he explicado aquí, es que ellos falsamente afirman ser “incluyentes y diversos”, cuando son cualquier otra cosa menos eso. Su ortodoxia es tan cerrada y estrecha como la iglesia más rabiosamente fundamentalista.

Mis amigos David y Jason Benham  están de acuerdo con la libertad de asociación y los derechos de las empresas. Cuando los miembros de la religión del sexo aprendieron que los  hermanos Benham los cuales son evangélicos estaban violando su ortodoxia por ser pro-vida y pro-matrimonio natural, una inquisición comenzó para obtener que los Benhams fueran despedidos su programa de televisión. Los ejecutivos de HGTV en última instancia cedieron a las exigencias de estos sacerdotes dogmáticos y cancelaron su programa de televisión, que ya estaba en producción. Cuando Jason Benham le dijo a un reportero de televisión que HGTV tenía el derecho de despedirlos, el reportero quedó boquiabierto. La Benhams son en realidad tolerantes! También lo son la mayoría de cristianos (aunque hay algunas manzanas podridas en cada grupo).

Por alguna razón la gente esta teniendo la impresión equivocada sobre estas leyes estatales que buscan proteger la libertad religiosa. (No es que los medios de comunicación cada momento vaya a tergiversar una cuestión relacionada con la homosexualidad—todos sabemos lo justos y equilibrados que son.) Este gráfico muestra como trabajan estas leyes. Te darás cuenta que no permiten que las empresas nieguen a cualquier persona servicio en un establecimiento de venta. Nadie esta haciendo eso, y no se podría estar en el mundo de los negocios si haces eso por mucho tiempo. El mercado libre, se encargaría de ello. Por otra parte, aquellos que realmente siguen a Jesús quieren estar y servir en medio de aquellos que no creen como lo hizo Jesús. Nosotros simplemente no podemos promover eventos o ideas que van contra la enseñanza de Cristo sobre el matrimonio (Mateo 19:4).

La verdad es que las leyes no son espadas, sino más bien escudos. Y su intención es de proteger  a aquellos que forman parte de las religiones tradicionales de los de la religión del sexo, que les gustaría utilizar la espada de gobierno para obligar a los  tradicionalistas a participar en ceremonias que van en contra de su religión o su conciencia. En otras palabras, las leyes están diseñadas para prevenir la discriminación contra los tradicionalistas, no para permitirles discriminar contra las personas en la religión del sexo.

Estados Unidos tiene una larga historia de equilibrar con éxito una gran variedad de creencias religiosas y morales con otros intereses importantes. Por ejemplo, aun cuando el cumplimiento del servicio militar fue involuntario, se les daba suficiente libertad a que los objetores concienzudos quienes no quisieran llevar armas.  Si se le permite a la gente quedar exentos de defender al país— lo cual es la responsabilidad más importante de nuestro gobierno—sin duda se puede permitir a las personas que estén exentas de realizar ceremonias de las bodas  entre personas del mismo sexo!

¿Qué atractivo o interés tiene el gobierno en forzar a alguien a apoyar una boda entre personas del mismo sexo? No es que exista una escasez de personas dispuestas a hacerlo. Si una abuelita de 70 años la cual es una florista no quiere arreglar flores para tu boda del mismo sexo, ¿por qué no ir a una persona que estaría encantada de hacerlo? (¿es de verdad tan difícil de encontrar a una floristería gay?) ¿Por qué nunca escuchamos acerca de tradicionalistas demandando a los dueños de negocios gay por negarse a imprimir volantes contra el matrimonio gay? ¿Por qué es la “tolerancia” sólo una calle de un solo sentido para la religión del sexo?

¿Debería un proveedor de comida para eventos musulmán estar obligado a hacer una boda del mismo sexo? ¿Debería un fabricante de camisetas musulmán verse obligado a imprimir camisetas de orgullo gay o para aquellos que satirizan a Mahoma? (La religión del sexo preferiría que no usáramos a los musulmanes en nuestras preguntas, limitémonos a hablar de los Cristianos, por favor.)

No existe interés convincente del gobierno para forzar a un negocio a hacer una boda o imprimir algo que vaya en contra de sus creencias. Es por eso que la religión del sexo está distorsionando los hechos y hace berrinche para que el gobierno obligue a la gente a violar su conciencia. (Su enfoque me recuerda a los malos predicadores/pastores que escriben notas en los márgenes de su sermón: “lógica débil aquí—debo de golpear ¡púlpito!”) Al parecer, la religión del sexo simplemente no puede tolerar el hecho de que algunas personas no aceptan sus falsas doctrinas de fe.

Desearía que hubiese una posición de compromiso aquí pero no la hay. Tenemos dos valores opuestos en conflicto directo. La religión del sexo valora la espada de la compulsión gubernamental sobre la libertad de religión y de conciencia. ¿Y tú?


Este articulo también esta disponible en Ingles aquí: Sex is the New Religion