Un caso contra el teísmo (Parte 1)

Print

Hace un tiempo Jorge Gil recibió un mensaje a una de sus redes sociales de parte de un ateo, era una serie de objeciones en contra del teísmo. Por supuesto, mi amigo Jorge no tiene el tiempo para responder a cada uno de los mensajes o correos que recibe, por lo que me pidió que fuese yo quien respondiera a las objeciones; y bueno, aquí me tienen. Dado que el texto enviado es extenso, he decidido abordar su argumentación en cuatro partes: tres son objeciones al caso en general a favor del teísmo y uno es un argumento ateológico.

Un caso contra el teísmo (Parte 1)

Esta es la primera objeción que Randy Riverol Arevalo, de Cuba, nos presenta:

Hola, saludos desde Cuba. Veo que eres de los pocos de habla hispana que domina bien la filosofía de la religión. Quería plantarte mi postura y oír tus pensamientos sobre esta.

Soy ateo, con esto quiero decir que creo que no hay argumentos que indiquen la existencia de Dios. Esto solo es válido si Dios significa ser omnisciente, omnipotente omnibenevolente y necesario. Las propiedades de Dios son metafísicas (o sea, que hacen referencia a la ontología y base de la realidad), para estas propiedades estar justificadas, requieren evidencias metafísicas, ya que, de las tres categorías: conceptuales, empíricas y metafísicas, [estas] requieren evidencia de su respectiva categoría, y, por lo tanto, no puedes probar una propiedad metafísica con evidencia empírica. Por ejemplo, el naturalismo filosófico es la afirmación de que solo lo natural existe, incluso con todo o mucho el conocimiento del mundo natural no estamos justificados en concluir que todo lo que existe es natural, ya que podría haber algo que no sabemos o no hemos descubierto. Para probar el naturalismo filosófico, necesitarías evidencia metafísica, de la cual no tenemos actualmente metodología para obtenerla. Por lo tanto, si tratas de justificar una propiedad metafísica con evidencia empírica esta no está justificada, y, si tratas de justificarla con que la inducción no es perfecta y que siempre tiene ese margen de error, [pues] ese es mi punto, estas tratando de obtener una conclusión deductiva “metafísica” utilizando inducción “empírica”, cometiendo un error de categoría.

Ok. Vayamos por partes:

  • Las propiedades de Dios son metafísicas (o sea, que hacen referencia a la ontología y base de la realidad).

Si por (a) te refieres a que las propiedades nos dicen algo de la esencia del objeto del cual se está predicando, entonces no veo ningún problema.

  • …para estas propiedades estar justificadas requieren evidencias metafísicas, ya que, de las tres categorías: conceptuales, empíricas y metafísicas, [estas] requieren evidencia de su respectiva categoría, y, por lo tanto, no puedes probar una propiedad metafísica con evidencia empírica.

Hablar sobre la naturaleza de las propiedades es uno de los temas más amplios de la metafísica, tanto que creo que tu clasificación me parece insuficiente y problemática.[1] Por ejemplo, ¿a qué te refieres con propiedades empíricas? No ofreces ninguna definición, ni un solo ejemplo. Si yo quisiera tomar tu clasificación literalmente, una propiedad empírica sería aquella que está sujeta a la experiencia sensorial, pero ¿cómo esto es siquiera posible? Por ejemplo, del enunciado Pedro es bueno pareces querer decir que, dado que Pedro es objeto de nuestros sentidos, también lo es la propiedad de ser bueno. ¿A esto te refieres con una propiedad empírica? A mí me parece que esto no tiene ningún sentido, ni siquiera un platonista afirmaría que la propiedad de ser bueno es una especie de objeto empírico.

Dado que no estableces unos conceptos claros para tus clasificaciones de las propiedades, me es muy difícil entender por qué una propiedad empírica requiere evidencia empírica, ¿qué clase de evidencia empírica tienes para justificar la propiedad de ser bueno de Pedro? ¿Por qué creer que la propiedad de ser bueno es empírica en Pedro, pero metafísica en, digamos, el ángel Gabriel? Es como decir que la propiedad de ser bueno tiene la propiedad de ser empírica en un objeto físico, pero tiene la propiedad de ser metafísica en un objeto metafísico. Esto me parece sin duda una ontología de las propiedades bastante complicada, por no decir absurda. Creo que es un lenguaje para hablar de las propiedades que ningún filósofo sostiene.

Así que, por el bien del argumento, digamos que acepto tu clasificación de las propiedades. entonces, ¿en qué sentido debo tomar tus expresiones sobre las propiedades? A mí me parece que el lenguaje convencional sin carga metafísica es la mejor opción. En lugar de preguntar: ¿Qué evidencia empírica tienes para justificar la propiedad empírica de ser bueno en Pedro? Yo preguntaría: ¿Cómo demuestras que Pedro es bueno? Ante esta pregunta uno simplemente podría decirte que observes las acciones de Pedro para saber que es bueno, también ayudarían los testimonios de personas que conocen a Pedro. De esta forma yo te entendería que no se puede aplicar esta metodología en el caso de seres inmateriales como Dios porque él no puede ser observado como en el caso de Pedro, pero de eso no se sigue que por eso es imposible conocer las propiedades de Dios, lo único que se sigue es que se requiere de al menos otro tipo de metodología para conocer las propiedades de Dios.

  • Para probar el naturalismo filosófico, necesitarías evidencia metafísica, de la cual no tenemos actualmente metodología para obtenerla.

Pero Randy, ¿por qué requerirías evidencia metafísica para probar el naturalismo? Si la afirmación del naturalismo es que solo lo natural existe y bajo tu propio criterio de la justificación de las propiedades, ¿no implica esto que requieres evidencia física para demostrar el naturalismo y evidencia metafísica para demostrar el sobrenaturalismo? Ahora sí que no te entiendo.

  • …si tratas de justificar [una propiedad metafísica] con que la inducción no es perfecta y que siempre tiene ese margen de error, [pues] ese es mi punto, estas tratando de obtener una conclusión deductiva “metafísica” utilizando inducción “empírica”, cometiendo un error de categoría.

El problema es que nunca te molestas en definir una propiedad empírica. Más aún, si aplicamos tu criterio de justificación de que solo lo metafísico puede probar lo metafísico y solo lo empírico puede probar lo empírico, ¿cómo entonces afirmas que las propiedades metafísicas, que son entidades no físicas, hacen referencia a la ontología de la realidad, que en tu cosmovisión es física? Al final, tu propio criterio de justificación hace imposible tu clasificación de las propiedades.

Para resumir. Existen dos problemas con tu objeción:

  1. Una clasificación insuficiente y problemática de las propiedades.
  2. Un criterio de justificación para las propiedades que entra en conflicto con la misma definición de propiedades metafísicas.

Nota:

[1] https://plato.stanford.edu/entries/properties/#KinPro

 


Jairo Izquierdo es miembro del equipo de Social Media y autor para la organización cristiana Cross Examined.  Estudia filosofía y teología, siendo su actual foco de estudio la lógica clásica, epistemología, doctrinas cristianas y filosofía del lenguaje.  Es cofundador de Filósofo Cristiano. Es miembro en la Christian Apologetics Alliance y director de alabanza en la iglesia cristiana bautista Cristo es la Respuesta en Puebla, México.

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit

Facebook Comments