Fe y Razón

Por Kenneth R. Samples

Los escépticos a menudo acusan a los cristianos con “fe ciega”. Y a veces incluso los creyentes han hablado de la fe en términos menos que racionales. Sin embargo, el cristianismo histórico afirma una relación necesaria y apropiada entre la fe y la razón. Ha habido un amplio acuerdo en la historia cristiana en que los dos son realmente compatibles. La fe cristiana es razonable de cuatro formas distintas.

En primer lugar, la fe cristiana afirma que hay una fuente objetiva y fundamento para el conocimiento, la razón y la racionalidad. Esa fuente y fundamento se encuentra en un Dios personal y racional que es infinitamente sabio y omnisciente. Este Dios creó el universo para reflejar un orden coherente, y él hizo al hombre a su imagen (con capacidades racionales) para descubrir esa organización inteligible. La lógica y la racionalidad son entonces de esperarse entre las características de la cosmovisión o punto de vista teísta cristiano.

En segundo lugar, las pretensiones de verdad cristianas no violan las leyes o principios básicos de la razón. La fe cristiana y las doctrinas (por ejemplo, la Trinidad y la Encarnación), aunque a menudo trascienden nuestra comprensión humana finita, no son irracionales o absurdas.

En tercer lugar, la propia Biblia anima a la obtención del conocimiento, la sabiduría y la comprensión (Job 28:28; Prov. 01:07) y promueve las virtudes intelectuales como el discernimiento, la prueba y la reflexión (Hechos 17:11; Col. 2:08; 1 Tesalonicenses 5:21).

En cuarto lugar, las verdades de la fe cristiana se corresponden con, y son apoyadas por cosas tales como pruebas, hechos y razones. La fe bíblica (griego: pisteuo, el verbo “creer”, y pistis, el sustantivo “fe”) puede definirse como la confianza en una fuente confiable, razonable y viable (Dios o de Cristo). La fe (o creencia) es un componente necesario del conocimiento y la razón, ya que una persona debe creer en algo para conocerlo. Sin embargo, la razón puede ser utilizada adecuadamente para evaluar, confirmar y reforzar la fe. La fe y la razón por lo tanto, funcionan de manera complementaria. Mientras que la razón por sí sola, sin la gracia especial de Dios, no puede ser causa de fe; el uso de la razón es normalmente parte de cómo una persona pueda llegar a la fe, y sirve de apoyo a la fe de innumerables maneras.

En resumen, la fe es el fundamento de la razón y la razón puede servir para evaluar o confirmar la fe.

En el Nuevo Testamento, la fe siempre se centra en un objeto. Y el objeto de confianza de la fe de una persona, según las Escrituras, es Dios o el Señor Jesucristo. Incluso la misma fe que resulta en la salvación e implica el conocimiento (de los hechos que rodearon la vida, muerte y resurrección de Jesucristo) y el razonamiento discursivo (en cuanto a cuáles son los hechos acerca de Jesucristo y lo que realmente quieren decir). La fe salvadora incluye el conocimiento (del evangelio), la aprobación (a su verdad e importancia), y confidentemente confía y depende (en el Señor y Salvador Jesucristo). Tal fe involucra todas las facultades humanas: mente (conocimiento), voluntad (consentimiento) y el corazón (confianza).

La fe cristiana y la razón también se pueden conectar de otra manera importante. La vida cristiana debe estar marcada por lo que el apóstol Pablo llama la renovación de la mente (Romanos 12:2). Esto implica el uso de nuestras facultades de conocer en toda su extensión en nuestra devoción a Dios. Agustín de Hipona (354-430 d.C.) llamó a esta actividad indispensable “la fe buscando entendimiento.” Intelectual y espiritual. Los creyentes deben procurar encarecidamente el uso dado por Dios de la razón para explorar las profundidades de su fe y descubrir su verdad doctrinal. Estirar los músculos mentales y espirituales para entender (aunque nunca totalmente de comprender) doctrinas tales como la naturaleza trina de Dios y la Encarnación de Jesucristo moviéndonos de una etapa inicial de la fe a una etapa más profunda de reflexión y un mayor sentido de la majestad de Dios. Amar a Dios con la mente es parte del cumplimiento de la orden general de amar y honrar a Dios con todo nuestro ser (Mateo 22:37).

Por lo tanto, la fe cristiana, lejos de ser arbitraria y ciega, se basa en el conocimiento y la razón. Es tarea del creyente representar a esta fe histórica con gracia y precisión en una época de escepticismo endurecido.

Visión Histórica Cristiana De La Fe Y La Razón

Existe una diversidad de puntos de vista en la historia de la iglesia cristiana con respecto a la relación adecuada entre la fe y la razón, pero las vistas tienen mucho en común.

Estos enfoques de la fe y la razón se exploran y explican en Ed L. Miller, God and Reason: An Invitation to Philosophical Theology (Dios y la Razón: Una invitación a la teología filosófica), 2 ª ed. (Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall, 1995), 129-53, y Kenneth D. Boa y Robert M. Bowman Jr; Faith has Its Reasons: Integrative Approaches to Defending Christian Faith (la fe tiene sus razones: Enfoques integradores de defender la fe cristiana), 2 ª ed. (Waynesboro, GA: Authentic Media, Milton Keynes, Reino Unido: Paternoster, 2006).


Blog Original: http://bit.ly/2jVINIv

Traducido por Jorge Gil Calderón

Editado por Jairo Izquierdo

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *