Definiendo el argumento ontológico modal

Print

Por Max Andrews

ARGUMENTO ONTOLÓGICO[1]

Este es el argumento ontológico que aboga por la existencia de un ser esencial, omnisciente, omnipotente y moralmente perfecto:

  1. La propiedad de ser máximamente grande se ejemplifica en algún mundo posible.
  2. La propiedad de ser máximamente grande es equivalente, por definición, a la propiedad de ser máximamente excelente en todos los mundos posibles.
  3. La propiedad de ser máximamente excelente implica las propiedades de la omnisciencia, omnipotencia, y la perfección moral.
  4. Una propiedad universal es una que se ejemplifica en todos los mundos posibles o ninguno.
  5. Cualquier propiedad que es equivalente a una propiedad que se tiene en todos los mundos posibles es una propiedad universal.
  6. Por lo tanto, existe un ser que es esencialmente omnisciente, omnipotente y moralmente perfecto.

Definiendo el argumento ontológico modal

Ahora, este es un argumento muy técnico… Por lo tanto, vamos a tratar de darle algún sentido a esto:

Defensa de la Premisa 1. Cuando me refiero a un mundo posible sólo me estoy refiriendo a un posible estado de cosas lógicas. La primera premisa se ​​limita a establecer que la propiedad de ser máximamente grande es lógicamente posible – esto es, que no se obtiene ninguna contradicción.

Defensa de la Premisa 2. La premisa 2 esboza la equivalencia lógica de la grandeza máxima con la excelencia máxima.

Defensa de la Premisa 3. La premisa tres se sigue de la equivalencia lógica ubicada en la premisa 2.

Defensa de la Premisa 4. La premisa 4 presenta una disyuntiva: o bien la propiedad X universal es válida en todos los mundos (de ahí su universalidad) o es necesariamente una contradicción, y es imposible de obtenerse.

Defensa de la Premisa 5. La quinta premisa afirma la primera disyuntiva expuesta, que es simplemente que, si una propiedad es válida en todos los mundos posibles, entonces es una propiedad universal. Por lo tanto, si una propiedad universal es válida en algún mundo posible, entonces esta propiedad universal es válida en todos los mundos posibles. La lógica no varía entre los mundos posibles.

Defensa de la Conclusión. Por lo tanto, si estas propiedades universales son válidas en todos los mundos posibles son válidas en el mundo real. Este argumento tampoco “define” a Dios para que exista. Más bien, es un argumento a priori que considera la mera posibilidad de un ser con esas grandes propiedades al máximo. Esta forma modal del argumento demuestra que si un ser con propiedades máximamente grandes y máximamente excelentes es posible entonces que ese ser deba existir.

Argumento ontológico de Anselmo

El argumento de Anselmo se puede formular de la siguiente manera:

  1. Dios existe en el entendimiento.
  2. Dios es un ser.
  3. Si X existe sólo en el entendimiento y es un ser posible, entonces X podría haber sido más grandioso.
  4. Supongamos que Dios sólo existe en el entendimiento.
  5. Dios podría haber sido más grandioso (Dado 2, 4, 3).
  6. Dios es un ser el cual otro más grandioso no es posible.
  7. Entonces un ser el cual otro más grandioso no es posible es por lo tanto un ser el cual es más grandioso es posible.
  8. Dado que 4 da lugar a una contradicción 4 debe ser falsa.
  9. Dios existe no sólo en el entendimiento.
  10. Por lo tanto, Dios existe en la realidad.
  • La existencia en la realidad es una propiedad engrandecedora.
  • El argumento es un reductio ad absurdum. Para probar X asumir ¬X. Mostrar cómo ¬X conduce a una contradicción o falsedad patente.

La objeción de Gaunilo

Gaunilo propone la idea de una isla perfecta. “Yo puedo concebir una isla perfecta así que esta isla perfecta debe existir”. El problema con esto es que la isla podría, en realidad, siempre ser mejor. ¿Cuántas palmeras? ¿Qué tan grande es la isla? ¿Qué tan bueno es el clima? Inevitablemente, cuando se inicia la adición de todas las grandes propiedades para formar la isla se llega a la idea de Dios de Anselmo.

Argumento ontológico modal de Plantinga

Esta es la formulación del Argumento de Plantinga:

  1. Es posible que un ser máximamente grande (Dios) exista.
  2. Si es posible que un ser máximamente grande exista, entonces un ser máximamente grande existe en algún mundo posible.
  3. Si un ser máximamente grande existe en algún mundo posible, entonces existe en todos los mundos posibles.
  4. Si un ser máximamente grande existe en todos los mundos posibles, entonces existe en el mundo real.
  5. Por consiguiente, un ser máximamente grande existe en el mundo real.
  6. Por consiguiente, un ser máximamente grande existe.
  7. Por consiguiente, Dios existe.

El objeto en el argumento ontológico modal es Dios, y su esencia es la existencia necesaria. Eso es lo que obtenemos de un mundo a todos los mundos posibles, porque si la existencia necesaria es válida en un mundo posible entonces es válida en todos los mundos posibles, como un virus informático.

¿De dónde viene la necesidad de Dios? Si viene de algo más entonces carece de una propiedad engrandecedora en particular (y, por lo tanto, contingente). Sin embargo, si la necesidad de Dios viene de sí mismo, su aseidad, entonces estas propiedades engrandecedoras se refieren a la esencia de Dios. Una importante distinción que se debe de hacer es que un ser necesario no es el hecho de su existencia, sino que toma parte en la existencia necesaria. Además, si Dios es simple entonces Dios es su esencia y su esencia es existir.

CONCLUSIÓN[2]

Por lo tanto, lo que Dios tiene que nosotros no tenemos es, entonces, la propiedad de existencia necesaria. Y él tiene esa propiedad como parte de Su esencia. Dios no puede carecer de la propiedad de existencia necesaria y ser Dios. Por supuesto, si algo tiene la propiedad de existencia necesaria, no puede perder esa propiedad, ya que, si lo hiciera, habría un mundo posible en el cual éste carecería de la existencia necesaria y por lo que nunca fue necesariamente existente en primer lugar.

LA OBJECIÓN DE IMMANUEL KANT[3]

La crítica de Kant es que la existencia no es una propiedad, ya que la existencia precede a la esencia. Pero de eso no se deduce que existir necesariamente no es una propiedad. En cualquier caso, la versión del argumento ontológico modal de Plantinga no asume que la existencia necesaria es una propiedad. Este supone simplemente que un ser es más grandioso si existe necesariamente en lugar de contingentemente. Esto evidentemente es muy verdadero. La idea de un ser que es omnisciente, omnipotente y moralmente perfecto en todos los mundos posibles parece perfectamente coherente.

LA OBJECIÓN DE LOS OBJETOS ABSTRACTOS[4]

Esta objeción radica en cambiar en cambiar el objeto del argumento -que es Dios- por cualquier objeto ideal que sea igualmente necesario o que se considere necesario (por ejemplo, el número 1, el triángulo, etc.,) para demostrar que Dios sólo existe de manera conceptual y no concreta. Así la premisa 1 sería

1′. Es posible que un triángulo exista.

Siguiendo las reglas de lógica modal la conclusión entonces sería

7′. Por consiguiente, el triángulo existe.

Si se toma la palabra “existencia” en su sentido normal, entonces si se afirma que es posible que exista un objeto abstracto como el número 2 o el triángulo,  y si crees que estos son entidades necesarias, como la mayoría de los filósofos creen, entonces la conclusión se sigue, entonces existe un triángulo, un número, y no solo en el sentido conceptual, sino en el completo sentido de existencia, tal como el platonismo afirma, que entidades abstractas como números, objetos geométricos, existen en el mismo sentido que los objetos concretos. Pero esto no demuestra que Dios existe sólo como concepto, lo que demuestra es que la existencia de estos objetos abstractos es real, ¡que son tan reales como Dios! Ahora, si no eres platonista, entonces bien puedes negar la premisa 1 si tomas la palabra “existencia” en su sentido completo (algo que es real). Ciertamente tenemos la idea o el concepto del número 1, del triángulo, pero negaríamos que tales entidades existan en algún mundo posible y por lo tanto no existen en el mundo real.

Notas

[1] Desde el argumento ontológico hasta esta explicación es parte de un e-mail que recibí de Max Andrews en respuesta a una pregunta que yo había mandado a Reasonable Faith sobre el argumento ontológico modal de Alvin Plantinga.

[2] Ver: http://www.reasonablefaith.org/spanish/la-necesidad-de-dios

[3] Ver: http://www.reasonablefaith.org/spanish/dos-preguntas-sobre-el-argumento-ontologico

[4] Esta fue la respuesta del Dr. Craig a mi objeción de los objetos ideales que abordó en su podcast de Reasonable Faith a partir del minuto 7:13: http://www.reasonablefaith.org/mediaf/podcasts/uploads/RF_Questions_About_Discouragement_Free_Will_and_Martyrdom_2013.mp3

 


Max Andrews es estudiante de posgrado de filosofía. Su investigación de posgrado es en filosofía de la ciencia y la religión. Su educación filosófica consiste en Master of Arts in Philosophical Studies: Philosophy of Religion (2012) y Bachelor of Science in Religion: Biblical Studies (2010).

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit

Facebook Comments