¿Cómo sabemos que la Biblia no ha sido cambiada? Parte 2: Dificultades en la biblia y pasajes vergonzosos

Por Carlos E. Rodríguez

En la primera entrega de esta serie de posts establecimos en qué consiste la acusación y/o pregunta, muchas veces de forma sincera, acerca de nuestra confianza al texto bíblico y su fidelidad en transmitir, a través de los años, realmente lo que se escribió al inicio. Para ello hablamos de forma general de algunos casos en donde si cambiar el texto hubiese sido una tendencia general, no tendríamos razón para encontrar pasajes que sirven más como municiones para los críticos que para apoyar las afirmaciones de la creencia cristiana. También, se presentó un sencillo argumento que dice lo siguiente:

¿Cómo sabemos que la Biblia no ha sido cambiada? Parte 2: Dificultades en la biblia y pasajes vergonzosos

  1. Si la Biblia ha sido cambiada entonces la Biblia no puede contener errores.
  2. La Biblia contiene errores.
  3. Por lo tanto, la Biblia no ha sido cambiada.

 Lo más sobresaliente en este silogismo, que usa el modus tolens en su inferencia, es que depende de la condición de que la Biblia contiene errores. Los críticos dicen que sí. Así que usando sus propios casos para validar esta premisa hemos concluido que contiene “errores” y que no ha sido cambiada. No podemos tener las 2 cosas: o contiene errores o ha sido cambiada, pero no ambas a la vez. Como esta serie no trata de corregir o argumentar para explicar los casos de errores en el texto, comenzamos con buen pie en nuestro camino de responder con un no a la pregunta de si el texto bíblico ha sido cambiado. Y la mejor prueba en la línea de evidencia consiste justamente en dar por válida la creencia generalizada entre los críticos del cristianismo.

Lo que haré en esta ocasión es darle un poco más de fuerza a la idea de que el texto no ha sido cambiado viendo pasajes en él que son de dificultad para algunas creencias doctrinales dentro del cristianismo. También mencionaré algunos pasajes vergonzosos que afectan en cierto modo la imagen del mensaje cristiano.

Pasajes con dificultad

Imaginemos por un momento que sí, la práctica de cambiar el texto era habitual o hasta escasa, para ayudar a la idea; y se hacía cuando era necesario corregir un texto, pasaje o libro que entraba en conflicto con las creencias en el momento o con el desarrollo de las mismas a través de los años. Si esto pasó en la antigüedad, no deberíamos encontrar esos pasajes. Pero que creen: los seguimos encontrado. Es más, tenemos evidencia de que están en el texto desde hace siglos, pues la mayoría, sino todos, aparecen en las copias más antiguas de los textos bíblicos que poseemos hoy. Y siguiendo la lógica de la crítica, no debería ser esto posible. Aquí puede surgir una nueva acusación para evitar caer en este absurdo que destruiría la misma acusación en base a lo que ella dice. Alguien puede decir que el cambio a esos pasajes se hizo, pero en los textos que hoy no tenemos o no hemos encontrado aún, y el resultado de ellos es el texto que sí tenemos desde las copias más antiguas. Sí, esto puede ser una posibilidad, pero el punto es: ¿Qué evidencia respalda esta suposición? Ninguna. Así que nunca algo posible va a tener más validez que lo que sí tiene evidencia. En este caso: los mismos pasajes que presentan una dificultad a las doctrinas cristianas están ahí desde las copias más antiguas de los manuscritos que tenemos, y esto es evidencia clara de que por lo menos desde ese punto en adelante, no ha habido cambios en el texto. ¿Cuáles son esos textos que presentan una dificultad a las creencias cristianas y que si la tendencia ha sido cambiar la biblia a nuestro antojo no deberían esta?

Mateo 24:36

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

En el cuerpo de doctrina del cristianismo ortodoxo se afirma que Cristo es Dios, y que posee todos los atributos de Dios, como la Omnisciencia. Aquí tenemos a Cristo afirmando no saber algo. Esto supone un problema para la enseñanza de esta doctrina, pues está contenida en los evangelios mismos, los cuales son la fuente más segura para saber de Jesús y lo que dijo, y aquí tenemos que él dice que hay algo que no sabe. En vez de buscar alguna explicación para esto, si la tendencia de la iglesia era de cambiar el texto, es más fácil eliminar esto o cambiarlo, que dejarlo como una dificultad que estaría ahí a través de los siglos, pues déjeme informarle que justamente este pasaje es usado para decir que Jesús no puede ser Dios, pues aquí lo tenemos afirmando algo que lo demuestra.

Job 2:3

Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal, y que todavía retiene su integridad, aun cuando tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa?

Dentro de las creencias centrales del cristianismo está la que dice que Dios no puede ser tentado por el mal ni caer en él, pero aquí tenemos un texto que nos dice que él sí cayó en hacer el mal. No tengo ni que recordar lo mismo que dije anteriormente, pues era más fácil cambiar este pasaje que dejarlo ahí por los siglos para que sea usado en contra de dicha creencia. Pero, aún está ahí, demostrando que el texto no ha sufrido esos cambios que proponen los críticos.

Los pasajes que representan una dificultad para explicar las doctrinas cristianas, su mera existencia textual en la Biblia, es prueba de que esta no ha sido cambiada en la forma de la que se acusa.

Pasajes vergonzosos

Este tipo de texto no debería de existir en una escritura que ha sido vilmente manipulada al antojo. Sin embargo, ahí están. Al igual que con los que presentan una dificultad, estos prueban que no han ocurrido tales cambios propuestos por la crítica.

Algunos pasajes vergonzosos son:

Mateo 3:15-16

Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.

Esta escena es vergonzosa por el hecho de que el enviado de Dios, Jesús, el cordero sin mancha, tiene que participar de un ritual que consiste en arrepentirse de los pecados. Pero si él es sin pecado, por qué debe arrepentirse de los mismos. Esto demostraría que él no fue tan integro como se supone. Recuerde que estoy hablando lo que la crítica dice, y razonando dentro de sus propias ideas.

Si esta escena está en el texto y no se ha quitado o cambiado, es porque esta práctica no era usada.

Juan 7:3-4

Y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo. 5Porque ni aun sus hermanos creían en él.

Esta escena nos muestra como el Cristo, el ungido de Dios, no era ni bien visto por sus hermanos. Ni aun ellos creían en él. Cuando ni tu propia familia lo hace, hay razones para poner en duda de que realmente seas lo que afirmas ser. ¿No se supone que los primeros en creer en él debieron ser sus familiares? Pero aquí vemos que no lo hacían. Esto es más que suficiente para presentar la idea de que él no era realmente el Cristo. Este pasaje vergonzoso sería una razón aun para afirmar que fueron sus discípulos que, posterior a su muerte, le atribuyeron dicho título. Con todo esto, volvemos a preguntar: ¿por qué no fue cambiado este pasaje? Tal vez se debe a que esa no era una práctica ni generalizada ni escasa, en la iglesia antigua.

La idea es simple: pasajes como estos y otros debieron ser eliminados o cambiados. Si no se hizo solo debe tener una explicación: nada se cambiaba en la manera de que se acusa. En este punto alguien puede sugerir, para salvar la idea, de que no se cambiaron porque ya eran bastantes conocidos. Ahora, esto es tan absurdo que supone 2 cosas:

  1. Que los antiguos eran tan tontos que cuando “inventaron” esta historia estaban tan afanados por darla a conocer que no leyeron lo que escribieron. Es decir, nadie lo leyó, solo se escribió y se lanzó.
  2. Que no se les pudo ocurrir usar la misma técnica de la que se les acusa que usaron a su favor en el pasado. Es decir, ellos podrían inventar otro manuscrito corregido, y decir que el que contiene los errores y fallos fue adulterado y/o cambiado tan deliberadamente que su fin era manchar la imagen del cristianismo y lo que este enseña. Digo, para un grupo que tenga tan común el cambio del texto bíblico a su favor, ¿por qué no lo usarían una vez más para salir de este problema?

Al final todo es obvio: los críticos han fallado en esto.

Conclusión

Con elementos que prueban directamente que la sola idea del cambio deliberado a su favor no es plausible, podemos rechazar la validez de la acusación. Ni siquiera entra en la categoría de sugerencia, pues usando las mismas afirmaciones de la crítica y razonando dentro de su propio círculo de ideas, vemos que no hay forma de justificar su caso.

Recursos recomendados en Español:

Robándole a Dios (tapa blanda), (Guía de estudio para el profesor) y (Guía de estudio del estudiante) por el Dr. Frank Turek

Por qué no tengo suficiente fe para ser un ateo (serie de DVD completa), (Manual de trabajo del profesor) y (Manual del estudiante) del Dr. Frank Turek 

 


Carlos Enrique Rodríguez Alcántara es de República Dominicana, bloguero, predicador, maestro, conferencista y apologista. Esposo de Carolina. Miembro de la Iglesia Roca de Salvación Central, en donde ha sido director de educación y sub-director de educación del concilio. Tiene un grado asociado en teología de ESFOTEBIC. Certificado en filosofía, filosofía y ciencias (con honores) y pensamiento crítico por la universidad de Edimburgo, además de filosofía, ciencia y religión por la misma universidad.

Print

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit

Facebook Comments