¿Cómo sabemos que Jesús realmente murió?

Print

Una persona que escuchó un podcast reciente ofreció la siguiente objeción: ¿Acaso los discípulos no pudieron haber estado equivocados acerca de la muerte de Jesús? Después de todo, cuando Pablo fue apedreado por los judíos de Antioquía e Iconio (en Hechos 14) ellos le arrastraron fuera de la ciudad y lo dieron por muerto. “Pero rodeándole los discípulos, se levantó y entró en la ciudad” (versos 20). Si los discípulos se equivocaron con Pablo, ¿no pudieron haberse equivocado también con Jesús? Como siempre digo, cualquier cosa y todo es posible, pero no todo es razonable. Hay buenas razones para creer que los discípulos no estaban equivocados sobre la muerte de Jesús:

Cómo sabemos que Jesús realmente murió

  1. Contacto prolongado

A diferencia del contacto con Pablo después de su apedreamiento, los discípulos tuvieron un contacto íntimo y prolongado con el cuerpo de Jesús. Tenemos una tendencia a leer los siguientes versículos muy rápidamente:

Marcos 15:43-46

José de Arimatea, miembro notable del concilio… compró una sábana, y quitándolo, lo envolvió en la sábana, y lo puso en un sepulcro que estaba cavado en una peña…”

Pero detente y piensa acerca de ello por un minuto. Los discípulos tenían que remover los clavos, bajar el cuerpo, cargarlo una distancia hasta la tumba, preparar el cuerpo exhaustivamente con ungüentos y especias usadas en tales ocasiones, envolver el cuerpo y luego situarlo en la tumba. Mientras podemos leer el procedimiento en minutos, toma mucho más tiempo completarlo en realidad. Seguramente los discípulos también estaban profundamente afligidos por la muerte de Jesús. En todo este contacto prolongado con su cuerpo, ¿realmente pensamos que ellos no hicieron todo lo posible por probarse a sí mismos que él no estaba realmente muerto? Durante todo este tiempo, ¿es razonable creer que ellos no hubieran notado las tres características incomodas de los cuerpos muertos? He estado cerca de suficientes personas muertas para reconocer las características que aparecen cuando un corazón deja de latir:

Descenso de temperatura

Cuando el corazón deja de latir, el cuerpo comienza a enfriarse. En el tiempo que tomaría preparar a Jesús para la tumba, los discípulos ciertamente habrían notado esta característica de la muerte.

Rigidez

Cuando la sangre no circula, el cuerpo comienza a ponerse rígido. Los cuerpos muertos comienzan a sentirse y a comportarse de manera diferente que los cuerpos inconscientes con un corazón que late.

Lividez

La gravedad comienza a actuar en la no circulación de la sangre. Cuando la sangre permanece en aquellas extremidades más cercanas al suelo, la pigmentación es notable.

En todo el tiempo que tomó preparar el cuerpo de Jesús, con todo el tiempo que tuvieron los discípulos en contacto, ¿es razonable pensar que ellos no hubiesen revisado repetidamente si él seguía respirando y que ellos no hubiesen notado las tres características incomodas de las personas muertas?

  1. Corroboración inesperada

Juan, un discípulo de Jesús, creció como un pescador. Dudo que él tuviera entrenamiento médico. Sin embargo, observa lo que él reporta en su Evangelio:

Juan 19:32-34

Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. Más cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua”.

Juan parece registrar un aspecto del cuerpo de Jesús que es común cuando las personas están fatalmente heridas. Las lesiones críticas típicamente causan que las personas entren en un shock circulatorio, una condición que comúnmente veo en escenas de asalto o accidentes. Cuando las personas mueren por sus heridas, su muerte usualmente está acompañada de un Derrame Pericárdico o Pleural, una condición que causa que agua se acumule alrededor del corazón o dentro de los pulmones. Parece ser que el pescador iletrado está reportando esta condición en su Evangelio.

¿Piensas que él pudo haber hecho esto intencionalmente en un esfuerzo por engañarnos, o es más razonable atribuir su descripción a una observación verdadera?

  1. Confirmación externa

​La historia nos dice que los soldados romanos debían pagar una terrible condena si permitían que un criminal capital escapara o evitara la condena a la cual fue sentenciado. Por esta razón, los soldados romanos eran despiadados y meticulosos ejecutando sus órdenes con precisión. Observa nuevamente cómo la Biblia describe la muerte de Jesús:

Juan 19:31 – 33

Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí. Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. Más cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas”.

De acuerdo con los no-cristianos en la escena, Jesús estaba muerto en la cruz.

  1. Conexión con testigos oculares

Observa la descripción del entierro de Jesús dado en el Evangelio de Marcos. Nota la descripción de José de Arimatea:

          Marcos 15:42-46

“Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Dios, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús.  Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto; y haciendo venir al centurión, le preguntó si ya estaba muerto. E informado por el centurión, dio el cuerpo a José, el cual compró una sábana, y quitándolo, lo envolvió en la sábana, y lo puso en un sepulcro que estaba cavado en una peña, e hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro”.

Parece que Marcos está describiendo la misma escena que Juan, pero Marcos incluye un personaje que Juan omite. ¿Por qué Marcos, escribiendo muchos años antes que Juan, incluye a José? Es razonable que José aún estaba vivo cuando Marcos escribió su registro; puede que Marcos esté incluyendo a José de manera que los lectores tempranos puedan contactar a José como un testigo ocular vivo que no solo vio la crucifixión, sino que también tocó y envolvió el cuerpo muerto de Jesús.

La experiencia que los discípulos tuvieron con Jesús fue muy diferente a la experiencia que los discípulos tuvieron con Pablo en el momento de su apedreamiento. Los discípulos simplemente “se pararon alrededor” de Pablo después de la lapidación; hicieron mucho más con el cuerpo de Jesús después de su crucifixión.

 


J. Warner Wallace es autor de Cold-Case Christianity, tiene una trayectoria de más de 25 años como policía y detective, posee un Master en Teología por el Seminario Teológico Golden Gate Baptist y es profesor adjunto de Apologética en la universidad de BIOLA.

Blog Original: http://bit.ly/2Sa4Df1

Traducido por Raúl Jaramillo

Editado por María Andreina Cerrada

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit

Facebook Comments