Cinco Razones para creer que el Molinismo es Verdad (parte I)

Por Evan Minton

Los no Molinistas usualmente acusan a los Molinistas de leer filosofía sobre la Biblia. Ellos dicen que el Molinismo es una teoría filosófica que no se encuentra en las páginas de la Escritura, y esta es una de las razones por las cuales ellos rechazan el Molinismo como una perspectiva teológica viable. Pero creo que hay varias razones buenas para pensar que el Molinismo es verdadero. En este blog, expondré cinco razones por las cuales acepto la teoría de Luis de Molina.

Cinco Razones para creer que el Molinismo es Verdad (parte I)

1 Un Dios verdaderamente Omnisciente sabría contrafácticos

¿Es Dios omnisciente? La Biblia dice que lo es. La Biblia dice “Grande es el Señor nuestro, y de mucho poder; y su entendimiento es infinito” (Salmos 145:7), “Sus ojos están sobre los caminos del hombre, y ve todos sus pasos. No hay tinieblas ni sombra de muerte donde se escondan los que hacen maldad. No hay carga, pues él al hombre más de lo justo, para que vaya con Dios a juicio” (Job 34:21-23) y “Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos”. (Proverbios 15:3).

Después de que Jesús resucitó de los muertos, él cocinó peces para los discípulos. Jesús y Simón Pedro tuvieron la siguiente discusión: “Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro, ‘Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos?’ “Sí, Señor”, él dijo, “tú sabes que te amo’. Jesús dijo, ‘Alimenta a mis ovejas’, la tercera vez que él le dijo ‘Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? ‘él dijo, ‘Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo”. (Juan 21:15-17). Pedro dijo que Jesús sabía “todas las cosas”, y Jesús no intentó corregirlo (lo que implica que él estaba de acuerdo con la declaración de Pedro). La Biblia afirma que Dios conoce todas las cosas.

Sin embargo, si Dios no posee conocimiento de los contrafácticos, entonces ¿cómo es que él es omnisciente? ¡Habría cosas que Dios no sabría! Dios no sabría qué hubiera sucedido si tú te hubieras salido ayer de tu casa un poco antes o un poco después. Dios no sabría cómo resultaría tu vida si hubieras rechazado la propuesta de matrimonio de tu esposo. Dios no sabe si tú te hubieras intoxicado si hubieras decidido comer en cierto restaurante en cierto día. ¿Cómo es que Dios puede ser un Ser Máximamente Grandioso su él es menos que omnisciente?

2 La Biblia Describe que Dios conoce los Contrafácticos.

Aquellos que son detractores del Molinismo usualmente argumentan contra el Molinismo diciendo que los contrafácticos no tienen valor de verdad (es decir, no pueden ser ni verdaderos ni falsos), así que decir que Dios no es omnisciente porque no conoce acerca de los contrafácticos es como decir que él no es omnipotente porque él no puede crear círculos cuadrados o rocas demasiado pesadas que él mismo no puede levantar.

Dios no puede hacer lo lógicamente imposible, pero no diríamos que él no es omnipotente debido a ello. En la misma forma, Dios no puede conocer lo lógicamente imposible, así que ¿por qué decir que él no es omnisciente a causa de ello? Olvidemos que la posibilidad lógica de conocer los contrafácticos parece intuitiva (basamos nuestros juicios diarios todo el tiempo en lo que pensamos que son contrafácticos verdaderos), el problema más grande con estos negadores del conocimiento medio es que la Biblia presenta diversas ocasiones en las cuales Dios afirma el conocimiento de contrafácticos. Una pequeña muestra de versos se provee a continuación:

[Jesús está hablando aquí]  “¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza. Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón, que para vosotras. Y tú, Capernaum, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida; porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en ti, habría permanecido hasta el día de hoy”.

Mateo 11:21 – 23

Más hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria”.

1 Corintios 2:7 – 8

¿Me entregarán los vecinos de Keila en sus manos? ¿Descenderá Saúl, como ha oído tu siervo? Jehová Dios de Israel, te ruego que lo declares a tu siervo. Y Jehová dijo: Sí, descenderá.

12 Dijo luego David: ¿Me entregarán los vecinos de Keila a mí y a mis hombres en manos de Saúl? Y Jehová respondió: Os entregarán.

13 David entonces se levantó con sus hombres, que eran como seiscientos, y salieron de Keila, y anduvieron de un lugar a otro. Y vino a Saúl la nueva de que David se había escapado de Keila, y desistió de salir”.

1 Samuel 23: 11 – 13

Ahora, si piensas que los contrafácticos no tienen valor de verdad, entonces debes de decir que estos pasajes de las Escrituras no son ni verdaderos ni falsos. Pero ello parece absurdo. Si crees que la palabra de Dios es inerrante (así como yo lo creo, y así como implican pasajes como Proverbios 30:5 y 2 Timoteo 3:16), entonces una negación del conocimiento medio parece implicar que la doctrina de la inerrancia bíblica es falsa. Y peor aún, no solo la inerrancia bíblica, sino la inerrancia divina también (dado que fue Jesús quien afirmó el contrafáctico en Mateo 11, y fue Dios respondiendo a David en 1 Samuel 23). Si Dios no posee conocimiento medio, entonces no solo su Palabra no es inerrante, sino ¡él tampoco lo es!

3 Cuando hablamos del Libre Albedrío y la Providencia Divina, el Molinismo es una inferencia a la Mejor Explicación

Cuando hablamos de la providencia divina, yo sólo conozco tres opciones posibles. Dos de ellas son extremos inaceptables. Por una parte, podríamos estar de acuerdo con el Calvinista de que Dios causalmente determina todo lo que ocurre. La manera en la que Dios ordena providencialmente la historia humana es determinando cada pensamiento, palabra o acción de cada ser humano que ha vivido en la Tierra. En esta perspectiva, no hay libre albedrío (excepto, tal vez, una libertad compatibilista, pero no creo que la definición compatibilista del libre albedrío sea “libre” en algún sentido significativo de la palabra). Hay varios problemas con esta perspectiva. Uno de ellos siendo que ésta perspectiva lógicamente implica que Dios es el autor del mal; es decir, Dios es realmente responsable por cada hecho malvado que ha ocurrido en la historia. Si Dios causalmente determinó las acciones de todos, entonces la razón por la cual ellos hacen acciones malvadas es porque Dios esencialmente los hizo hacerlas. Si Dios los hizo hacerlas, entonces Él es finalmente el responsable por el mal de este mundo. Entonces Dios sería el pecador último, Él sería malvado. Dado que sabemos tanto de la teología natural (Argumento Moral y Argumento Ontológico) y de las Escrituras que Dios no es malvado, por lo tanto, el determinismo divino no es verdad. Además, hay una gran cantidad de Escritura que no tiene sentido lógico a menos que se presuponga el libre albedrío cuando se leen pasajes bíblicos. Por ejemplo, todos esos lugares en donde Dios se enoja hacia el pecado y procede a castigar a las personas por el mal que han cometido. Ello no tendría sentido si Dios determinara tus acciones. Si Dios determinara sus acciones, ¿por qué se enojaría con ellos? Si no le agradó lo que esas personas hicieron, ¿por qué no las determinó a hacer cosas que lo harían feliz? Además, ¿acaso no es injusto castigar a personas si tú eres la razón por la que ellos hicieron lo que hicieron?

Por otro lado, tenemos la perspectiva del libre albedrío libertariano y el conocimiento previo simple del Arminianismo. Esta perspectiva enseña que todos los seres humanos tienen libre albedrío libertariano (lo que significa que tenemos la habilidad tanto de escoger como de refrenarnos de escoger entre varias alternativas frente a nosotros, y también de que somos el origen último de nuestras acciones, y no había nada prohibiéndonos de escoger diferente a lo que hemos escogido). Sin embargo, como el Calvinista, el Arminiano afirma que Dios tiene conocimiento previo simple. Es decir, Dios conoce lo que SERÁ en el futuro, lo que todos libremente ESCOGEREMOS, pero él no sabe todos los futuros posible que hubieran sido si hubiéramos tomado decisiones diferentes. Él no conoce los contrafácticos de la libertad creatural. Esto también crea un problema también. Si Dios solo conoce el futuro real, y no cómo el futuro hubiera sido si las cosas fueran un poco diferentes, entonces, ¿cómo podemos explicar la providencia de Dios a través de la historia humana?

Imagina que Dios crea un mundo, y Él solo conoce el futuro real, pero él no conoce los contrafácticos de la libertad creatural. ¿Qué hubiera pasado si Judas, Pilato, o Caifás no hubieran hecho las decisiones requeridas para crucificar a Jesús? ¿Qué hay si Judas libremente escoge no traicionar a Jesús? O ¿qué hay si Pilato no sucumbe a la presión de la multitud para crucificarle? Ciertamente, Dios sería capaz de prever sus decisiones libres, pero Él no sería capaz de hacer algo al respecto sin violentar su libertad. Y en este caso, no habría redención porque Jesús no hubiera sido crucificado. Ahí quedó nuestra redención por nuestros pecados. En el Arminianismo, parece que Dios simplemente es suertudo de que estos eventos tomaron el curso que Él quería que tomaran. En el Arminianismo, Dios simplemente no parece tener el control soberano que la Biblia describe que Él tiene.

Dado que ni el Calvinismo ni el Arminianismo son opciones aceptables (porque implican consecuencias absurdas), la única opción restante es el Molinismo. El Molinismo puede explicar de la mejor manera la providencia meticulosa de Dios sobre la historia humana mientras al mismo tiempo explica el libre albedrío genuino. En el Molinismo, Dios tiene tres momentos lógicos de conocimiento; natural, medio y libre.  El conocimiento natural de Dios es su conocimiento de todas las posibilidades y verdades necesarias, todo lo que podría suceder. El conocimiento medio de Dios es el conocimiento de todos los contrafácticos, todo lo que sucedería. El conocimiento libre de Dios es el conocimiento de lo que realmente va a suceder en el futuro, lo que sucederá. El conocimiento natural de Dios es un conocimiento de todos los mundos posibles, su conocimiento medio es un conocimiento de todos los mundos viables, y su conocimiento libre es un conocimiento del mundo real. El conocimiento libre es un resultado del decreto eterno de Dios (es decir, escoger cuál mundo viable actualizar [hacer real]).

Pienso que esta perspectiva explica de la mejor manera la orquestación de Dios de los eventos humanos y también permite afirmar una perspectiva fuerte de la libertad humana. En el Molinismo, Dios conoce cuales personas situar en aquellas posiciones en el primer siglo para hacer que Jesús sea crucificado. Él sabía que si Caifás era el sumo sacerdote en el primer siglo, entonces él libremente condenaría a Jesús en base a blasfemia y lo llevaría a Pilato para la ejecución. Él sabía que si Pilato era prefecto en el primer siglo, entonces él libremente cumpliría las demandas de la multitud. Y Él sabía que si Judas naciese en el tiempo y lugar en el que en realidad nació, entonces él se volvería un discípulo de Jesús por un tiempo y libremente escogería traicionar a Jesús con el Sanedrín. En el Molinismo, Dios providencialmente produjo la crucifixión al actuar respecto a su conocimiento de cómo las personas libremente actuarían si fueran puestas en esas posiciones. Dios las produjo al situarlos en esas circunstancias, y las personas produjeron estos eventos desde su propio libre albedrío porque ellos fueron los que hicieron esos contrafácticos verdaderos de ellos mismos.

Y al contrario de la opinión popular Arminiana, esto no es determinista. Dios no escoge qué contrafacticos son verdaderos. Las Personas deciden qué contrafácticos son verdaderos. Todo lo que Dios hace es actuar en base a su conocimiento de los contrafácticos de la libertad creatural.

Por ejemplo, Dios puede conseguir que Bob escoja la acción A en lugar de la acción B si lo crea en las circunstancias S. Porque Dios sabía que si Bob estuviera en las circunstancias S, él libremente escogería la acción A en lugar de la B”. Dios logra que Bob escoja A al situarlo en esas circunstancias. Pero Bob no debía [necesitaba] escoger A. Bob bien podía haber escogido B en su lugar. Nada determinó o coaccionó a Bob a escoger A y nada le prohibía a Bob escoger B. Bob pudo haber escogido B y haberse refrenado de escoger A. Si lo hubiera hecho, entonces el conocimiento medio de Dios no hubiera contenido la proposición “Si Bob estuviera en S, él escogería A en lugar de B”. No. Dios hubiera sabido “Si Bob estuviera en S, él escogería B en lugar de A”. Dios no decreta cuales contrafácticos de la libertad creatural son verdad, son las criaturas las que lo hacen. Todo lo que Dios hace es escoger cuales son las circunstancias en las que nos encontramos al determinar cuándo y dónde nacemos (como Hechos 17:26 dice).

El Molinismo me parece la mejor explicación. Por cuestiones de espacio no puedo enlistar los pasajes bíblicos mostrando que Dios tiene providencia divina sobre la historia y los pasajes que muestran que los seres humanos tienen libre albedrío libertariano, pero las enseñanzas están ahí, y creo que mi perspectiva es la mejor para reconciliar esos dos conjuntos de verdades bíblicas. Yo si pienso que Proverbios 16:9 enseña simultáneamente el libre albedrío y la providencia divina (o al menos parece que lo hace), lo cito a continuación:

El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos”.
Proverbios 16:9

Eso parece reflejar la declaración de Randy Everist (del blog “Possible Worlds”) sobre el Molinismo en un comentario de Facebook, la cual es “Nosotros escogemos lo que haríamos, y basado en eso, Dios escoge lo que haremos”.

[En la siguiente parte se publicarán las últimas dos razones y la conclusión por las que Evan Minton considera que el molinismo es verdad]

Recursos recomendados en Español:

Robándole a Dios (tapa blanda), (Guía de estudio para el profesor) y (Guía de estudio del estudiante) por el Dr. Frank Turek

Por qué no tengo suficiente fe para ser un ateo (serie de DVD completa), (Manual de trabajo del profesor) y (Manual del estudiante) del Dr. Frank Turek

 


Evan Minton es un apologista cristiano y bloguero en Cerebral Faith (www.cerebralfaith.net). Es el autor de “Inference To The One True God” (Inferencia al único Dios verdadero) y “A Hellacious Doctrine” (Doctrina infernal). Ha participado en varios debates que pueden ser visto en la sección “Mis debates” de Cerebral Faith. El Sr. Minton vive en Carolina del Sur, EE. UU.

Traducido por Raúl Jaramillo de Lira

Print

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit

Facebook Comments