Apatía, ateísmo y lo absurdo de la vida sin Dios

por Aaron Brake

Aquí hay una declaración que puede parecer controversial al principio, pero luego de reflexionar, la verdad se vuelve más aparente:

Si Dios no existe y no hay vida después de la muerte, entonces no hay un significado, valor o propósito último en la vida.

Apathy, Atheism, and the Absurdity of Life Without God

La pregunta de la existencia de Dios es la pregunta más central e importante que podemos tratar de responder. Si Dios no existe y no sobrevivimos a la muerte de nuestros cuerpos, la vida es finalmente absurda. J.P. Moreland proporciona una ilustración que ayuda a traer esta verdad a casa:

Supongamos que te invité a mi casa para jugar un juego de Monopolio. Cuando llegas, anuncio que el juego será un poco diferente. Ante nosotros está el tablero de Monopolio, un juego de jacks, una moneda, el control remoto de la televisión y un refrigerador en la esquina de la habitación. Te concedo la primera vuelta, y de manera desconcertante, te informo que puedes hacer lo que quieras: llenar el tablero con hoteles, tirar la moneda al aire, lanzar unos pocos jacks, prepararte un emparedado o encender el televisor. Tú respondes colocando hoteles en todo el tablero y con aire de suficiencia te sientas a esperar mi turno. Respondo volcando el tablero boca abajo y arrojando la moneda al aire. Algo molesto, enderezas el tablero y repones los hoteles. Enciendo la televisión y tumbo el tablero de nuevo.

Ahora bien, no tomaría demasiados ciclos de esta tontería para reconocer que realmente no importaba lo que hiciste con tu turno, y aquí está el porqué. No hay objetivo ni propósito en el juego que estamos jugando. Nuestros turnos sucesivos forman una serie de eventos sin sentido una tras otro. ¿Por qué? Porque si el juego como un todo no tiene ningún propósito, los movimientos individuales dentro del juego no tienen sentido. Por el contrario, solo el propósito real de un juego según su inventor puede darle importancia al movimiento individual[1].

Como Moreland expresa, si el juego de Monopolio como un todo no tiene ningún propósito, los movimientos individuales dentro del juego no tienen ningún significado o valor. La única forma en que tus movimientos dentro del juego de Monopolio tienen importancia es si descubres el propósito del juego y te alineas con ese propósito.

Como es con el Monopolio, así es con la vida. Al igual que el juego de Monopolio, la única forma en que nuestras vidas individuales tienen algún significado o valor último es si la vida tiene un propósito detrás de ella, y el verdadero propósito requiere tanto a Dios como a la vida después de la muerte.

Para ayudar a pensar sobre esto, supongamos que Dios no existe. En un escenario ateísta, nosotros, como seres humanos, somos simplemente accidentes biológicos recientes en una insignificante mota de polvo que llamamos Tierra que se precipita a través del espacio vacío en un universo sin sentido y aleatorio que eventualmente morirá por una muerte fría y calurosa. En el gran esquema de las cosas, no somos más importantes que un enjambre de mosquitos. En un universo donde no hay Dios y no hay vida después de la muerte, nuestras acciones carecen de sentido y no sirven a un fin porque, en última instancia, cada uno de nosotros, junto con todos los que conocemos e influimos, moriremos y entraremos en el olvido. No hay diferencia entre vivir la vida de un santo o un sociópata, no hay diferencia entre una Madre Teresa y un Adolf Hitler. Hablar de objetivo, moralidad, significado, propósito o valor es simplemente un balbuceo incoherente. William Lane Craig frecuentemente se refiere a esto como “lo absurdo de la vida sin Dios”[2].  Él afirma que,

Sin Dios, el universo es el resultado de un accidente cósmico, una explosión fortuita. No hay ninguna razón para que exista. En cuanto al hombre, es un monstruo de la naturaleza: un producto ciego de la materia más el tiempo más la posibilidad. Si Dios no existe, entonces eres solo un error de la naturaleza, empujado a un universo sin sentido para vivir una vida sin propósito… el final de todo es la muerte… En resumen, la vida es completamente sin razón… Desafortunadamente, la mayoría de la gente no se da cuenta este hecho. Continúan como si nada hubiera cambiado[3].

La cura para la apatía

Me parece que cuando honestamente reflexionamos sobre lo absurdo de la vida sin Dios no podemos, al mismo tiempo, permanecer apáticos ante la pregunta de la existencia de Dios. La existencia de Dios importa y tiene tremendas implicaciones para nuestra propia existencia. El absurdo de la vida sin Dios debería molestarnos. Debería mantenernos despiertos por la noche. Debería sacarnos de nuestra actitud apática y desafiarnos a buscar respuestas a los problemas fundamentales de la vida. Desafortunadamente, este no es el caso, especialmente en nuestra era de la información, donde es demasiado fácil permanecer distraído y atrapado en el ajetreo cotidiano de la vida. Lamentablemente, muchas personas simplemente pueden seguir el día a día sin siquiera pensar dos veces en las preguntas más importantes de la vida.

Pero si queremos ser intelectualmente honestos, y si nos preocupamos por el significado real, el valor y el propósito, la pregunta de la existencia de Dios exige nuestra atención. Ignoramos este tema y permanecemos apáticos solo por nuestro propio riesgo. Como Brian Auten ha declarado, “el hombre sabio busca a Dios”[4]. Para la persona razonable, la reflexión sobre lo absurdo de la vida sin Dios debería ser suficiente para extinguir cualquier apatía restante con respecto a la pregunta de la existencia de Dios.

Quizás entonces, la apatía (o apateísmo) no es algo que se puede cambiar directamente, es decir, no es algo que simplemente se puede desechar a través del esfuerzo directo. Más bien, al igual que nuestras otras creencias, la apatía debe cambiarse indirectamente. Si el apateísmo es la creencia de que “la existencia de Dios no es significativa o relevante para mi vida”, quizás reflexionar sobre lo absurdo de la vida sin Dios será lo suficientemente poderoso como para cambiar indirectamente las creencias apáticas y ayudar a comunicar la importancia de tomar a Dios y otros problemas en serio.

El ateo inconsistente

Nunca he conocido a un ateo que viva de manera consistente con las implicaciones de su cosmovisión naturalista. Aunque rechaza tanto a Dios como a la vida después de la muerte, continúa viviendo su vida como si sus acciones tuvieran un verdadero significado, valor y propósito. Como dijo Craig arriba, “continúan como si nada hubiera cambiado”. Los ateos rechazan a Dios, pero aún desean significado, valor y propósito en la vida, por lo que indudablemente encuentran algo a lo que darles su devoción, ya sea ellos mismos, la familia, el dinero, el placer, la educación, el trabajo, las causas sociales o la política. Pero tampoco ninguna de estas búsquedas subjetivas tiene una importancia última o un valor objetivo en un mundo sin Dios. Al final, el ateo debe tomar prestado de la cosmovisión cristiana para infundir su propia vida y acciones con un verdadero significado y propósito. Esto se debe a que el ateísmo y la cosmovisión naturalista no ofrecen esperanza y no proporcionan una base para el significado y el valor. Ken Samples afirma que,

El naturalismo como cosmovisión parece incapaz de ofrecer el tipo de significado, propósito y esperanza que los humanos requieren y anhelan experimentar. En cambio, el destino final del individuo, la humanidad e incluso el universo será inevitablemente el mismo independientemente de lo que cualquier persona pueda hacer. Nada de lo que alguien piense, diga o haga cambiará el hecho de que cada persona individual, toda la humanidad colectivamente y el universo mismo (debido a la entropía) algún día estarán completamente extintos, sin vida y fríos. El resultado del naturalismo es una desesperanza inevitable[5].

En otras palabras, el naturalismo falla la prueba existencial. Los ateos honestos no pueden vivir feliz y consistentemente con su cosmovisión. Si el ateísmo es verdadero, y si los ateos honestamente reflexionan sobre su propia inexistencia y el hecho de que sus acciones en esta vida no tienen un significado, valor o propósito último, parece difícil evitar los abrumadores sentimientos de depresión y desesperación, y abatimiento. No es de extrañar entonces que algunos ateos hayan recurrido al nihilismo. El cristianismo, por otro lado, tiene éxito exactamente donde el ateísmo falla:

El cristianismo bíblico, por lo tanto, proporciona las dos condiciones necesarias para una vida significativa, valiosa y decidida: Dios y la inmortalidad. Debido a esto, podemos vivir consistentemente y felizmente en el marco de nuestra cosmovisión. Por lo tanto, el cristianismo bíblico tiene éxito precisamente donde el ateísmo fracasa… Por lo tanto, hace una gran diferencia si Dios existe[6].

¿Una réplica atea?

Algunos ateos objetan en este punto: “Pero yo tengo un propósito en la vida. Yo tengo   un sentido”. En un debate del 2010 titulado “¿Tiene el Universo un Propósito?”, el escéptico Michael Shermer ofrece cuatro cosas que permiten que las personas se sientan más felices, satisfechas y decididas en la vida, independientemente de si Dios existe o no:[7]

  1. Amor profundo y compromiso familiar.
  2. Trabajo significativo y una carrera profesional.
  3. Participación social y política.
  4. Una sensación de trascendencia.

Más adelante en el debate, Shermer continúa diciendo,

¿No crees que incluso si no hay un Dios, deberías encontrar algún propósito?… Tal vez hay un Dios, tal vez no. De cualquier manera, ¿no crees que deberías arremangarte y ver si puedes descubrir algunas cosas útiles que hacer para darte un propósito fuera de Dios? ¿No crees que eso vale la pena?… ¿No debería hacer estas cosas buenas a otras personas? ¿No debería encontrar amor y compromiso con alguien, una carrera significativa, ayudar a mi comunidad social y participar en política, tratando de superarme y hacer algo fuera de mí mismo? ¿No debería estar haciendo esas cosas de todos modos?

Pero fíjense que Shermer aquí falla por completo el punto, que es este: si no hay Dios, entonces no hay objetivo último, significado, valor y propósito en la vida. Claro, puedes crear significado y propósito subjetivos si así lo deseas. Puedes vivir por algo personal, subjetivo causa o razón que te haga feliz. Incluso puedes hacer cosas buenas sin importar si Dios existe o no. Pero Shermer no ofrece ninguna razón o explicación de por qué, si Dios no existe ninguna de estas cosas son objetivamente buenas, o por qué ninguna de estas cosas son objetivamente significativas, valiosas o útiles, o por qué deberíamos perseguir estos objetivos en lugar de otros que puedan hacernos más felices y satisfechos. Al final, no importa, hablando objetivamente, si persigues estos objetivos o no, porque al final, todo termina igual de todos modos: mueres, muero, el universo muere, y eso es todo lo que hay que hacer. El teísta cristiano William Lane Craig ofreció esta réplica tanto a Shermer como a Richard Dawkins en el debate:

Hubo un cambio importante en los dos últimos discursos en este debate. ¿Viste qué fue? Hemos discutido esta noche ante todo que si Dios no existe, entonces el universo no tiene ningún propósito. Nuestros colegas ateos admiten eso. Pero ahora lo que han estado diciendo es: “Pero miren, podemos construir un propósito para nuestras vidas”, en palabras de Richard Dawkins, o en las palabras de Michael Shermer, “Podemos desarrollar formas de hacer que nos sintamos mejor, sintiéndonos como si tuvieramos un propósito”. Ahora ves que esto es solo es para decir que podemos fingir que el universo existe para algún propósito, y esto es solo fantasía. Esta es la subjetiva ilusión de propósito, pero en este punto de vista no hay un objetivo propósito del universo. Y nosotros, por supuesto, nunca negaremos que no puedas desarrollar subjetivos propósitos para tu vida. El punto es sobre el ateísmo, todos son ilusorios… Pero no puedes vivir como si tu vida fuera sin propósito y sin sentido, y por lo tanto adoptas ilusiones de propósito para hacer tu vida habitable. Y es por eso que creo que el ateísmo no solo es irracional; es profundamente inhabitable. No puedes vivir consistentemente y a propósito dentro del contexto de una cosmovisión atea.

Irónicamente, este debate se tituló “¿Tiene el Universo un Propósito?”. Por supuesto, si el ateísmo es cierto, no hubo un significado, valor o propósito último en el debate. En el esquema final de las cosas, no importa si el debate ocurrió o no (ni importa si lo escuchaste o no). Al presentarse para defender la perspectiva atea, Michael Shermer, Richard Dawkins y Matt Ridley reconocen implícitamente al menos algunos sentidos subjetivos, valor y propósito en el debate. Y si el ateísmo es verdadero, el sentido subjetivo es todo  lo que podría haber. Cualquier significado último es ilusorio.

Conclusión

Jesús dijo: “Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado… y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz” (Juan 17: 3, 18:37).

El verdadero significado, valor y propósito proviene de conocer a Dios y dar a conocer a Dios. En respuesta a la pregunta, “¿Cuál es el fin principal del hombre?”, la Confesión de Westminster responde: “Glorificar a Dios y disfrutarlo para siempre”. Pero no es suficiente simplemente entender este propósito y asentir a su verdad. Para que nuestras vidas individuales tengan un significado real, necesitamos alinearnos voluntariamente con esta verdad, y eso significa alinearnos con Jesucristo, el autor y consumador de nuestra fe (Heb.12:2).

Notas

[1] J.P. Moreland, The God Question: An Invitation to a Life of Meaning (La Pregunta de Dios: Una invitación a una vida de significado) (Eugene: Harvest House, 2009), 34-35.

[2] Ver William Lane Craig, Reasonable Faith: Christian Truth and Apologetics (Fe Razonable: Verdad Cristiana y Apologética) , 3 er   ed.(Wheaton: Crossway, 2008), capítulo 2, y   On Guard (En guardia): Defending Your Faith with Reason and Precision (Defendiendo tu fe con la razón y la precisión) (Colorado Springs: David C. Cook, 2010), capítulo 2.

[3] Craig, On Guard (En guardia), 37.

[4] Ver su ensayo “The Wise Man Seeks God” (El sabio busca a Dios) disponible en http://www.apologetics315.com/2010/05/essay-wise-man-seeks-god-by-brian-auten.html .

[5] Kenneth Richard Samples, A World of Difference: Putting Christian Truth-Claims to the Worldview Test (Un mundo de diferencia: presentando declaraciones cristianas de verdad a la prueba Worldview) (Grand Rapids: Baker Books, 2007), 217.

[6] Craig, On Guard (En guardia), 49-50 (sus cursivas).

[7] Este debate está disponible en su totalidad aquí: http://www.apologetics315.com/2010/11/does-universe-have-purpose-audio-debate.html

 


Blog Original:   http://bit.ly/2H9itoi

Traducido por María Andreina Cerrada

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *