La importancia de la correcta definición de música cristiana

RESUMEN

¿Qué tipo de música cristiana debería utilizarse en el servicio de la iglesia? Para responder a esta pregunta, primero es necesario saber a qué nos referimos con música cristiana. Para ello, primero abordaré el significado de adoración demostrando que este concepto nada tiene que ver con la música. Segundo, estableceré la distinción entre música religiosa y secular. Tercero, si vamos a hablar de música cristiana, pues será importante saber qué queremos decir con “cristiano”. Cuarto, analizaré cuatro sentidos comúnmente utilizados para referirse a la música cristiana: estilo musical, intencionalidad, autoría y relatividad; siendo este último el que consideraré como el mejor candidato para una definición de música cristiana.

La importancia de la correcta definición de música cristiana (Parte I)

¿QUÉ ES LA ADORACIÓN?

La primera tarea que me propongo realizar es la de definir el término de adoración.

La mejor definición que podemos obtener de lo que significa la adoración la podemos obtener de Dios mismo, en sus Escrituras[1]. Para ello, iremos a Gn. 22:5[2], que es el pasaje en donde aparece por primera vez este término:

Al tercer día, Abraham les dijo a sus sirvientes: “Quédense aquí con el burro, mientras mi hijo y yo vamos hasta aquel cerro que se ve allá a lo lejos. Allí adoraremos a Dios, y luego regresaremos con ustedes”.

Todo cristiano ha leído alguna vez este pasaje de las Escrituras donde Dios ordena a Abraham para sacrificar a su hijo. Abraham obedece, pero antes de que él lleve a cabo el sacrificio, Dios lo detiene y confirma su promesa hecha anteriormente de que le daría una descendencia a través de Isaac. Mucho se podría comentar sobre este pasaje, pero lo único que nos concierne aquí es el uso que Abraham da de adoración: ¡él iba a sacrificar a su único hijo! Aquí encontramos que la adoración tiene que ver con una actitud de completa rendición y obediencia a Dios. Vemos a alguien que le esta dando todo a Dios sin dudar un solo instante de Su fidelidad. Así, Dios nos dice que la adoración es la actitud de entregar todo a Él para ser transformados, puesto que Abraham e Isaac no volvieron iguales del monte Moriah. Si esto es verdad, entonces Dios debió dejar mas testigos de esto. En I Samuel 1, vemos el relato de Ana, quien estaba sumida en la tristeza y la desesperación porque no podía tener hijos. Pon atención a los últimos versículos del capítulo, después de que Ana suplicara a Dios en oración para que ella pudiera dar a luz a un hijo y que Él pudiera concederle su petición:

Y Ana le dijo: “Señor mío, hace tiempo yo estuve aquí, orando a Dios. Yo le pedí este niño, y él me lo concedió. Por eso ahora se lo entrego, para que le sirva todos los días de su vida”.

Y todos ellos adoraron.

Observa que Ana, después de recibir aquello que tanto añoraba, lo termina ofreciendo a Dios toda su vida, la misma actitud de Abraham. Y así cada vez que vemos por la biblia a alguien adorar, lo vemos con esta actitud de ofrecer todo a Dios, no quedarnos con nada, pues esto viene de la confianza de que Él es fiel.

Establecido esto, podemos concluir que la adoración no tiene nada que ver con la música, ni con las canciones lentas, tampoco con hacer algún tipo de ritual, tampoco con llorar de la emoción y postrarse y comenzar a orar porque nos conmovió alguna canción; tiene que ver con nuestra forma de vivir ante Dios.

LA MÚSICA RELIGIOSA Y LA MÚSICA SECULAR

Tradicionalmente se considera a la música como el arte de la organización coherente de sonidos y silencios respetando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo, mediante la intervención de complejos procesos psicoanímicos. Y dependiendo de dicho arreglo, es que se han clasificado en géneros musicales.

Categorizar a la música no es cosa fácil, en principio porque se trata de un proceso subjetivo, de cómo sentimos y escuchamos la música. Pero la categorización se hace necesaria no solo por motivos comerciales o históricos; sino para conceptualizarla, distinguirla y definirla de forma clara.

Cuando se categoriza la música por su función[3], obtenemos lo que es la música religiosa, la que ha sido creada para tocarse o interpretarse en los contextos litúrgicos o simplemente religiosos; es en este género donde se encuentra la música cristiana junto con la hindú, budista, árabe, etc. Y también encontramos la música secular, que es aquella que se canta, toca o interpreta fuera del contexto litúrgico o religioso. Dado que la música secular se define negativamente con respecto a la música sacra, se sigue que dentro de esta categoría siempre habrá más géneros musicales, tales como las marchas militares, sinfonías, música destinada a la danza, etc.

Cuando el género musical se utiliza en el contexto de la música actual, no de forma académica, sino comercial; el género musical no es distinto del estilo musical, distinguiéndose la música culta, música folklórica y la música popular como los tres estilos de música. Es la música popular la que será de nuestro interés, ya que tanto la música religiosa como la secular se encuentra en este estilo, por lo que ambas categorías pueden compartir los mismos géneros musicales, y así encontraremos música religiosa como la secular en géneros como el rock, la música electrónica, pop, etc.

¿QUÉ QUEREMOS DECIR POR CRISTIANO?

Es claro que uno no puede hablar de música cristiana si primero no tenemos bien en claro qué queremos decir por “cristiano” y “cristianismo”.

¿Qué queremos decir con el adjetivo “cristiano”? ¿Cuáles son las características que algo o alguien debe cumplir para que pueda ser llamado cristiano? Si tomamos la definición del diccionario, podemos decir que cristiano es el adjetivo que indica que pertenece al cristianismo o está relacionado con él. Asimismo, por definición tradicional, podemos decir que el cristianismo es la religión abrahámica monoteísta basada en la vida, enseñanzas y milagros de Jesús de Nazaret, tal y como se presentan en el Nuevo Testamento. Con estás definiciones, podemos concluir que

(1) Ser cristiano significa que pertenece o está relacionado con la religión abrahámica monoteísta basada en la vida, enseñanzas y milagros de Jesús de Nazaret, tal y como se presentan en el Nuevo Testamento (su obra en la cruz, su muerte, resurrección, el papel del Espíritu Santo, el amor de Dios por el mundo, etc.)[4]

¿QUÉ ES LA MÚSICA CRISTIANA?

Una vez entendido que la adoración no tiene nada que ver con la música (cristiana), sobre las características que distinguen a la música religiosa de la secular y lo que significa el adjetivo cristiano; pasaremos ahora a analizar aquellos sentidos o definiciones que comúnmente se han utilizado para distinguir a la música cristiana de la no cristiana (no solo la secular, sino de otras religiones) y que son las siguientes: estilo musical, intencionalidad, autoría y relatividad.

Si quieres seguir leyendo el escrito completo puedes leerlo o descargarlo aquí.

Referencias

[1] Agradezco a mi hermano Josafath, pastor de la iglesia cristiana Cristo es la Respuesta, por sus observaciones en este punto.

[2] A menos que se indique lo contrario, todos los versículos citados pertenecerán a la Biblia Traducción en Lenguaje Actual (TLA).

[3] Enlace: https://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%A9nero_musical#Clasificaci%C3%B3n_por_funci%C3%B3n

(consultado por última vez el 22 de febrero del 2020).

[4] Esta definición, por supuesto, es bastante amplia y cubre tanto el cristianismo católico como el evangélico. No quise utilizar una definición más restringida debido a que el tema de este artículo es diferenciar entre la música cristiana y la no cristiana, pero entiendo que también existe una polémica entre la música católica y la música evangélica, así como una distinción doctrinal en la letra y estilo musical de las distintas denominaciones cristianas no católicas.

Recursos recomendados en Español:

Robándole a Dios (tapa blanda), (Guía de estudio para el profesor) y (Guía de estudio del estudiante) por el Dr. Frank Turek

Por qué no tengo suficiente fe para ser un ateo (serie de DVD completa), (Manual de trabajo del profesor) y (Manual del estudiante) del Dr. Frank Turek 

 


Jairo Izquierdo es miembro del equipo de Social Media y autor para la organización cristiana Cross Examined. Estudia filosofía y teología, siendo su actual foco de estudio la lógica clásica, epistemología, doctrinas cristianas y filosofía del lenguaje. Es cofundador de Filósofo Cristiano. Es miembro en la Christian Apologetics Alliance y director de alabanza en la iglesia cristiana bautista Cristo es la Respuesta en Puebla, México.

Print

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit

Facebook Comments