Blog

Por Cathryn Buse

Antes de tener hijos, trabajé como ingeniero de sistemas en la NASA en el Centro de Vuelo Espacial Marshall en Huntsville, AL. A lo largo de mi carrera, conocí a muchos científicos e ingenieros brillantes que eran cristianos comprometidos. Pero también encontré mucho escepticismo intelectual hacia el cristianismo, especialmente en la cuestión de la existencia de Dios.

La cuestión de la existencia de Dios es uno de los retos más constantes a los que se enfrentan los cristianos. ¿Cómo podemos responder adecuadamente a esa pregunta, especialmente cuando quien la plantea tiene una mentalidad científica? Una forma es a través de la evidencia del diseño, algo conocido como el “argumento teleológico”. Simplemente significa que donde hay diseño, planificación y orden debe haber un Diseñador, Planificador y Organizador detrás. Algo diseñado no puede explicarse sólo por un proceso natural o una causa material; el diseño requiere inteligencia.

Así que si hay diseño en el universo, entonces debe haber un diseñador. Pero, ¿hay diseño en el universo?

Los ateos dicen que no lo hay. Antes de poder responder adecuadamente a eso, tenemos que determinar qué constituye que algo está “diseñado”. No se trata sólo de que un sistema parezca complicado o tenga muchas piezas. Para que algo esté diseñado, se necesitan varios componentes bien combinados, colocados e integrados para que funcione, pero que no funcionaría si se quitara alguna de esas partes. Algo así necesitaría un diseñador con inteligencia y previsión para seleccionar los componentes adecuados, con el tamaño apropiado, e integrarlos juntos para que puedan funcionar y, en última instancia, sobrevivir y reproducirse.

Por mi experiencia, me gusta referirme a esto como ingeniería de sistemas en la naturaleza. Parte de mi trabajo en la NASA consistía en revisar el diseño de la etapa superior del Ares I para asegurarme de que cada sistema se integrara correctamente para que el vehículo pudiera despegar. Comprobaba por ejemplo, si las líneas de propulsión estaban demasiado cerca de una caja electrónica debido a las temperaturas extremadamente frías del hidrógeno y el oxígeno líquidos. O me aseguraba de que las cajas de baterías estuvieran situadas cerca de un punto de acceso humano para poder cambiarlas en la plataforma de lanzamiento. Verificaba también que una válvula que necesitara energía de la torre de lanzamiento tuviera un conector en la placa umbilical. Uno de mis proyectos favoritos era asegurarme de que el vehículo pudiera ser enviado sin sufrir daños. Un vehículo necesita cubiertas, controles ambientales y otros equipos de apoyo en tierra, sobre todo porque se traslada horizontalmente pero se asienta verticalmente en la plataforma de lanzamiento.

Como puedes ver, un vehículo de lanzamiento de la NASA requiere mucha ingeniería de sistemas y mucho diseño inteligente. Cada sistema debe diseñarse junto a los demás para que funcionen juntos. Si un sistema cambia algo, puede tener efectos devastadores en los demás sistemas. Debe ser un esfuerzo de diseño colaborativo. Un vehículo de lanzamiento no funcionará si sólo hay un sistema en su lugar mientras se construyen los demás. El sistema de propulsión debe funcionar con el diseño de la estructura, la aeronavegación ,el software, el sistema de control del vector de empuje y el motor. Si se elimina uno de los componentes, el vehículo no podrá despegar o lo que es peor, tendrá un fallo catastrófico.

Por lo tanto, el vehículo de lanzamiento necesita que todos estos sistemas y sus componentes sean funcionales y estén integrados al mismo tiempo para poder trabajar. Un vehículo de lanzamiento exitoso requiere planificación, orden y diseño; requiere inteligencia – y muchos diseñadores.

Por supuesto,un vehículo de lanzamiento está obviamente hecho por el hombre. Pero, ¿hay algo comparable en la naturaleza? Si podemos mostrar una característica biológica que requiera ingeniería de sistemas, entonces, al igual que ese vehículo de lanzamiento, no podría haberse formado por causas naturales o materiales. Debe ser explicado por algún poder inteligente detrás de él.

Por suerte, no hace falta ser un científico de cohetes para encontrar diseño en la naturaleza. Podemos encontrar ingeniería de sistemas en las interrelaciones de los sistemas de órganos del cuerpo humano. Por ejemplo, el sistema circulatorio bombea sangre oxigenada desde el corazón a las demás partes del cuerpo para que puedan trabajar. A continuación, el torrente sanguíneo devuelve al corazón la sangre desoxigenada. Pero el sistema circulatorio no puede distribuir la sangre oxigenada por sí mismo. Necesita del sistema respiratorio para obtener el oxígeno. Los diminutos sacos de aire de los pulmones, llamados alvéolos, transfieren el oxígeno desde los pulmones a los vasos sanguíneos. Cuando se devuelve la sangre desoxigenada, las células sanguíneas transfieren dióxido de carbono y agua, los productos de desecho de la célula, de nuevo a los alvéolos para que puedan ser exhalados. El sistema circulatorio, por tanto, es bastante inútil sin el sistema respiratorio.

Sin embargo, ambos sistemas dependen del sistema nervioso. La sección del hipotálamo del cerebro controla las funciones autónomas del cuerpo, funciones vitales que nuestro cuerpo realiza continuamente sin que pensemos en ellas, como la respiración y el bombeo del corazón. Sin esta parte del cerebro y la red de nervios que va desde ella a través de la médula espinal hasta los propios órganos, nuestros sistemas circulatorio y respiratorio no podrían funcionar.

El sistema circulatorio también depende del sistema muscular. El corazón es un tipo específico de músculo formado por una clase específica de células que le permite contraerse y bombear la sangre por todo el cuerpo. E incluso depende del sistema óseo. La médula ósea produce los glóbulos rojos y blancos y las plaquetas que el corazón se encarga de bombear por todo nuestro cuerpo. Sin el sistema óseo, no habría sangre que bombear.

Incluso el sistema urinario es necesario para que el sistema circulatorio funcione. Toda la sangre del cuerpo circula por los riñones, donde se filtran las sustancias químicas de desecho y el exceso de agua. Los riñones devuelven la sangre limpia al torrente sanguíneo. También existe una interrelación entre el sistema circulatorio y el sistema endocrino. Las hormonas de la glándula suprarrenal pueden acelerar el ritmo cardíaco cuando detectan un peligro de manera que puedas huir rápidamente. Las hormonas del páncreas sirven para controlar los niveles de azúcar en la sangre, que pueden ser mortales si no se mantienen adecuadamente.

Sabemos que todo lo que hay en nuestro cuerpo depende del flujo sanguíneo, pero queda claro que nuestro flujo sanguíneo también depende de todo lo demás en el cuerpo. El cuerpo humano es el epítome del diseño de ingeniería de sistemas. ¿A qué se parece el cuerpo? Suena como ese vehículo de lanzamiento en el que el sistema de propulsión necesita el sistema estructural, el sistema de aeronavegación, la programación y el motor antes de poder despegar.

Ahora bien, si al vehículo de lanzamiento le falta un sistema, no puede despegar; se retrasa el reabastecimiento de astronautas o el envío de nuevas misiones al espacio hasta que se pueda completar el diseño. Pero si al cuerpo humano le falta un sistema, éste no puede vivir. Todos estos sistemas del cuerpo deben aparecer al mismo tiempo, en el mismo lugar, completamente funcionales e integrados para que la vida exista. Y al igual que el vehículo de lanzamiento Ares I, su existencia no puede explicarse por un proceso natural aleatorio. El cuerpo humano ha sido diseñado de forma única y perfecta. Y el diseño requiere un Diseñador.

 

Recursos recomendados en Español: 

Robándole a Dios (tapa blanda), (Guía de estudio para el profesor) y (Guía de estudio del estudiante) por el Dr. Frank Turek

Por qué no tengo suficiente fe para ser un ateo (serie de DVD completa), (Manual de trabajo del profesor) y (Manual del estudiante) del Dr. Frank Turek  

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Cathryn S. Buse es una ex ingeniera de la NASA convertida en apologista cristiana y escritora. Es autora de Teaching Others to Defend Christianity y fundadora de Defend the Faith Ministry. Cathryn es ahora una madre que educa en casa a sus dos pequeños hijos. Puedes saber más sobre ella y su ministerio en www.defendthefaithministry.com.

Fuente Original del blog: https://bit.ly/3RegylT 

Traducido por Jennifer Chavez 

Editado por Monica Pirateque 

Facebook Comments

Recent Videos

Contact Cross Examined

Have General Questions?

Contact Cross Examined

SCHEDULE A CROSS EXAMINED SPEAKER

Click to Schedule

Pin It on Pinterest