Conversaciones llenas de Gracia y sazonadas con Sal: Consejos para el Cristiano que Debate

En su carta a los Colosenses, el Ap√≥stol Pablo ense√Īa a sus lectores a que ¬†‚ÄúProcuren que su conversaci√≥n siempre sea agradable y de buen gusto, para que den a cada uno la respuesta debida,‚ÄĚ (Colosenses 4:6). He descubierto que este consejo es invaluable en el contexto del debate, una actividad en la que muchos de nosotros en la comunidad de la apolog√©tica ¬†participamos.

En las oportunidades que se presentan para argumentar a favor del Cristianismo y su defensa, es muy importante demostrar una actitud de humildad y bondad. Muy a menudo, lamentablemente, he visto gente (creyentes y no creyentes) intentando desacreditar a las personas del otro lado de la discusi√≥n. Con respecto a los cristianos, creo firmemente que el prop√≥sito de debatir no es simplemente ganar un argumento. Perm√≠tanme decirlo una vez m√°s: El prop√≥sito de debatir, para el creyente, no es simplemente ganar un argumento. Es posible que uno gane exitosamente el argumento, pero que al mismo tiempo pierda a la audiencia o al interlocutor. Hay almas en juego. Por lo tanto un mensaje de amor debe ser transmitido claramente a trav√©s de las palabras que hablamos ‚Äďa trav√©s de nuestra conducta y forma de expresarnos, y a trav√©s de nuestra devoci√≥n por el mensaje de la cruz. Es tan f√°cil dejar que nuestra apolog√©tica cristiana se reduzca a nada m√°s que una b√ļsqueda intelectual o a una forma de aumentar nuestro ego. Pero como el ap√≥stol Pablo escribi√≥ en 1 Corintios 13:2,

¬†‚ÄúSi tuviera el don de profec√≠a, y entendiera todos los misterios, y tuviera todo el conocimiento, y si tuviera toda la fe, de tal manera que trasladara los montes, y no tengo amor, nada soy‚ÄĚ.¬†

Tener un gran c√ļmulo de conocimiento no te har√°, o a alguien m√°s, ning√ļn bien si no tienes amor. Cada oponente que enfrentas y cada persona que observa y vigila el debate, es un alma valiosa, desesperadamente necesitada de Cristo. Si las ves de esa manera, tu conducta durante y despu√©s del debate reflejara eso.

Si somos sinceros, a veces puede haber un elemento de superioridad entre intelectuales cristianos. Nos sentimos seguros porque somos los que sabemos la verdad, y nos enorgullecemos de contar con los mejores argumentos para apoyar nuestra posici√≥n. Pero hay que recordar que, si el Esp√≠ritu no hubiera abierto nuestros ojos e iluminado nuestra visi√≥n para que podamos percibir claramente el misterio de Cristo, estar√≠amos precisamente en el mismo lugar ‚Äďperdidos, en la oscuridad, sin Dios, sin esperanza de salvaci√≥n. Lo que es tan claro para nosotros, no es claro para aquellos cuyos corazones est√°n cubiertos por un velo (2 Corintios 3:14). Lo √ļnico que te permite percibir y entender la Verdad es la gracia de Dios ‚Äďnada m√°s ni nada menos. Darte cuenta de esa realidad es, sin duda, una experiencia de humildad , y que nos debe servir para estimularnos para tratar a nuestros compa√Īeros de di√°logo no cristianos amablemente, con amor y humildad.

En √ļltima instancia, es el Esp√≠ritu de Dios ‚Äďy no tus argumentos‚Äď el que convencer√° a un hombre de su pecado y lo llevar√° al arrepentimiento. S√≠, tus argumentos pueden convencer a √©l intelectualmente de que el cristianismo es verdadero ‚Äďy Dios puede optar por utilizarlos como los medios para atraerlo hacia S√≠ mismo (Isa√≠as 55:11). La Biblia nos muestra como Dios amorosamente nos provee de gracia la cual le permite a un hombre arrepentirse y someterse a √Čl, pues es evidente que el hombre est√° perpetuamente en rebeli√≥n contra Dios, siempre buscando excusas para no creer. Ahora, perm√≠teme ser claro: esto no quiere en absoluto decir que no debemos manejar la informaci√≥n y los hechos con responsabilidad. De hecho, creo que nuestras presentaciones de la verdad siempre deben ser precisas y bien documentadas ‚Äďy que en la comunidad de la apolog√©tica debemos controlarnos mutuamente en este sentido. Haciendo esto, honramos a Dios que es la Verdad misma.

Es muy importante que demostremos amor, bondad y humildad hacia las personas con las que nos involucramos en debates y argumentos ‚Äďincluso si la actitud no es correspondida. Tu conducta es una parte m√°s de tu apolog√©tica tanto como tus argumentos persuasivos. No es honrar a Dios presentar fr√≠amente los argumentos sin ejemplificar amor y compasi√≥n por la preciada gente que a la que le estas hablando. Recuerda que es s√≥lo por la gracia de Dios que has llegado a tener un conocimiento de la verdad sobre el evangelio. Por lo tanto, presenta una defensa de la fe que est√° dentro de ti, pero hazlo con delicadeza y respeto (1 Pedro 3:15).

Qué otros consejos podrías compartir con la comunidad cristiana de CrossExamined.org en cuanto a debatir se refiere para tener conversaciones llenas de gracia y sazonadas con Sal, sea en debates cara a cara o en las comunidades en linea. 

Aseg√ļrate de dejar tus comentarios en la secci√≥n designada para estos y gracias por tu contribuci√≥n.

Este artículo también esta disponible en inglés aquí: Having Conversations Full of Grace and Seasoned with Salt: Advice to the Christian Debater


Traducido por José Giménez Chilavert

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit
5 replies
  1. Danny says:

    Muy bueno hermanos, tienen toda la razón, a veces cuesta ser amables con personas blasfemas, pero tenemos que dar ejemplo.

    Reply
    • Jorge Gil Calderon says:

      As√≠ es Danny, acord√©monos que cuando dialogamos no importa con quien, Dios desea que esa persona sea salva “Dios nuestro Salvador, quien quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad. -1 Timoteo 2:2b-3” Gracias por comentar e invita a tus amigos a que vengan a CrossExamined.org y dejen sus comentarios. Ay√ļdanos a hacer crecer la comunidad Apolog√©tica de CrossExamined!

      Reply
    • Jorge Gil Calderon says:

      Bendiciones Carlos y creo que el combustible para cada conversación debe de ser la humildad y el enfoque debe de ser el amor por los demás. Gracias a ti por participar en la comunidad latina de CrossExamined.org, Bendiciones!

      Reply
  2. Juan Valles says:

    No deber√≠amos aconsejar que la direcci√≥n hacia la cual empujamos el debate es hacia Jes√ļs, pero hay personas que olvidan esto e intentan demostrar que manejan el tema cuando eso no es el prop√≥sito de la apolog√©tica. Cierto lo que dice Jorge: hay almas en juego, y eso s√≥lo basta para que cada argumento colocado sobre el tapete apunte a Cristo como Salvador. Como est√° escrito: poned la mirada en las cosas de arriba.

    Reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *