Grab your FREE CHEAT SHEET summarizing the Four-Point Case for Christianity (scroll to the bottom)
CHECK OUT OUR YOUTUBE CHANNEL WITH OVER 355,000 SUBSCRIBERS!!!
DON'T FORGET TO JOIN OUR EMAIL NEWSLETTER LIST!!!
Blog

Por Josh Klein

Anteriormente, examinamos la dicotomía entre lo que significa declarar la actividad homosexual como un pecado y cómo lidian con  ella los que creen en la ortodoxia cristiana.  Abordamos las raíces del movimiento cultural actual e introdujimos la idea de identidad en el argumento.

Confrontando la homosexualidad en una cultura de identidad (parte 2)

Era necesario hacer esto para que podamos tener una base sólida donde construir los siguientes argumentos.  Primero debemos saber por qué los teólogos liberales buscan glorificar la homosexualidad como identidad para entender por qué la interpretación de las Escrituras ha pasado de condenar un comportamiento pecaminoso obvio a condonar ese mismo comportamiento.

Si no has leído la primera parte puedes hacerlo aquí.

El objetivo del creyente no debe ser convencer al incrédulo de pecados individuales, como la homosexualidad, sino tratar de persuadir, con el poder del Espíritu Santo, a ese individuo de que él mismo es un pecador y necesita la gracia salvadora de Dios.

Pero una vez que esta persona se convierte en creyente, ¿cómo continúa la conversación sobre la homosexualidad?  Si se les anima a mantener esta identidad además de su nueva identidad en Cristo nos encontramos con que hemos creado creyentes esquizofrénicos que buscan cumplir con el patrón de ser definidos como homosexuales así como hijos de Dios.  Esto puede ser y es una existencia miserable.

En las partes dos y tres de esta serie, examinaremos lo que la teología liberal ha tratado de hacer para aliviar el dolor de esta transición, y en la cuarta parte, examinaré la posibilidad de ofrecer una mejor manera de tratar esta cuestión particular a los que están en línea con la ortodoxia cristiana.

La Iglesia liberal ha tratado de aliviar esta tensión redefiniendo, reinterpretando y reenganchando con las Escrituras el tema.

La nueva teología no suele ser una buena teología y, en mi opinión, así es en este caso.

Los siguientes son sólo una muestra de los argumentos que rondan en TikTok, Instagram, y en la iglesia liberal en relación con el movimiento LGBTQ + (por razones de longitud nos centraremos sólo en la actividad homosexual aquí).  Estas interpretaciones se basan en una cosmovisión de la nueva tolerancia, el amor y la empatía y no sólo son perjudiciales para la cultura, sino, y lo que es más importante, son perjudiciales para la Iglesia y para los individuos que están siendo llevados por tal enseñanza teológica de juego de manos.

Creo que este es el tipo de enseñanza al que se refería Jesús en Mateo 18:6 cuando dijo: “6 Pero al que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar”.

Al repasar estos argumentos es importante recordar que, para los fines de este artículo, estamos teniendo una discusión con supuestos miembros de la misma fe.  Hay que utilizar un criterio diferente con los que están fuera de la fe (1 Corintios 5:12).

Las excepciones a la visión histórica de la homosexualidad en la iglesia vienen bajo el nombre de amor y aceptación y la erudición comienza con esta línea de base.

Seré el primero en admitir que muchos más instruidos que yo llegarán a una comprensión más profunda de la homosexualidad en las Escrituras que no coincide con la mía.  Dicho esto, creo que su punto de partida es encontrar una excepción donde no la hay.  Y como dice el refrán: ”Si buscas algo con la suficiente intensidad, probablemente lo encontrarás”. Parece que parten de la suposición de que si Dios es amor, entonces ciertamente no permitiría que los que ama tuvieran una existencia tan miserable como para vivir con una identidad hostil a su creador.

Podrían estar en parte en lo correcto. Nuestra identidad como pecadores es sin duda ofensiva y profundamente triste para Dios.  Sin embargo, Él hizo algo al respecto: nos ofreció una nueva identidad en Cristo, en lugar de en Adán, mediante la muerte y resurrección de Jesús a favor nuestro.

Tal vez ahora entendamos por qué es tan primordial comprender nuestra identidad aparte de la sexualidad para abrazar verdaderamente el evangelio.  Jesús no promete arreglarnos completamente durante esta vida e incluso garantiza que tendremos problemas (1 Cor. 13:10-12; Juan 16:33).  En pocas palabras, esto significa que cualquier identidad que tengamos aparte de Cristo debe ser sacrificada para ser identificados con y en Cristo.

La teología liberal trata de resolver este problema trasladando los actos particulares de pecado al ámbito de lo sagrado y así, ratificar la identidad anterior como ordenada por Dios.

La nueva teología de la aceptación del pecado hace el truco de convertir una cosa definida como pecado en algo totalmente distinto.  Como veremos, reduce el alcance del pecado sexual de modo que una interpretación de las Escrituras que incluya el acto sexualmente pecaminoso de la homosexualidad o la promiscuidad se considera demasiado amplia.

También hay muchos argumentos simplemente ingenuos en contra de la idea de la homosexualidad como pecado que son fácilmente desmentidos y explicados con un simple estudio de las Escrituras.  Abordaremos primero la objeción más técnica, y en el tema de la próxima semana, pasaremos al resto para ir cerrando  esta serie de cuatro partes.

Nota: Cuando me refiero a la homosexualidad, hablo del ACTO, no de la disposición o la atracción.  Creo que la atracción no es un pecado en sí mismo, pero los pensamientos lujuriosos y las actividades sexuales asociadas con la homosexualidad y con la heterosexualidad (fuera del matrimonio) son definidos bíblicamente como actividades pecaminosas.

La palabra griega traducida como Homosexual debería ser traducida como Pedófilo, por lo tanto la Biblia no habla en contra de las relaciones entre personas del mismo sexo en los idiomas originales.

Pongámonos técnicos.

Esta afirmación hace un argumento sobre las decisiones de traducción sin tener en cuenta la doctrina del pecado históricamente.

Hay algunas palabras traducidas como homosexual en la New American Standard Bible que podrían ser traducidas para significar diferentes cosas.  Un nuevo libro que se publicará en el verano de 2021 llamado Forging a Sacred Weapon: How the Bible Became Anti-Gay[1] (Forjando un arma sagrada: Cómo la Biblia se convirtió en antigay) argumenta que una traducción errónea de 1 Corintios 6:9-10 (junto, presumiblemente, con los otros pasajes de las Escrituras que se traducen como homosexual) es lo que estimuló a toda una generación a la homofobia puritana.  Incluso hay un documental que se estrenará sobre el tema a finales de 2021.

Estos son probablemente los argumentos que mi amigo ha visto en Tik Tok.  La pregunta, entonces, debe ser formulada, ¿es la homosexualidad un pecado y por qué la palabra sería traducida de manera diferente en 1946 de lo que fue  antes?

En primer lugar, abordaremos la principal Escritura que nos ocupa en este nuevo libro.  1 Corintios 6:9 dice lo siguiente

“¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales

Por cierto, esta misma palabra ἀρσενοκοῖται (arsenokoitai) se utiliza también en 1 Timoteo 1:10 y parece ser una palabra acuñada por el propio Pablo para indicar una relación sexual entre dos personas del mismo sexo.

Es una palabra griega compuesta que combina ἄρρην (arrēn), que significa “varón” u “hombre” y κοίτη (koy’-tay) que significa cama y que a menudo se utiliza como eufemismo para referirse a las relaciones sexuales.  Así, la palabra significa literalmente dos “hombres” que están “en la cama”.

Comúnmente, antes de 1946, este término había sido traducido como sodomita.  Aquellos que desean glorificar las relaciones homosexuales como una actividad aceptable para que los creyentes cristianos participen, leen más profundamente la palabra y creen que Pablo está hablando del uso significativo y repugnante del amor hacia niños en el antiguo mundo griego.  No es un secreto que muchos de los griegos practicaban la pedofilia (amor hacianiños) con chicos jóvenes como procesos de preparación para hombres mayores.

Pero este argumento falla en múltiples aspectos.  En primer lugar, el argumento indica que el lenguaje en torno a la palabra es transaccional, y por lo tanto, el acto sexual es claramente transaccional también (señalando a la prostitución de hombres jóvenes en el templo), pero ese no es el caso.  Los tiempos son claramente conductuales, se trata de personas que realizan actos sexuales y/o adoración de forma voluntaria. El segundo problema es que la suposición de que arrēn significa niño es simplemente incorrecta. παῖς (pais) es la palabra para niño, y la palabra de la que obtenemos pedofilia (literalmente: amor hacia niños). Sí, en el Apocalipsis muchas traducciones insertan la palabra “niño” para aclarar el significado, pero esto no es inherente a la palabra.  Por ejemplo, Apocalipsis 12:13 podría (y posiblemente debería) traducirse igualmente como “persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo  varón” sin la palabra niño insertada al final.

La palabra que Pablo acuñó en estos dos pasajes se entiende correctamente y se ha entendido a lo largo de la historia, como una relación sexual entre dos personas del mismo sexo sin importar la edad.

Por lo tanto, estoy a favor de que la traducción refleje la vasta amplitud de la palabra, en lugar de su limitado alcance.  ¿Condena este pasaje las relaciones sexuales homosexuales?  Sí.  ¿Condena también la pedofilia? Sí.

Dado que Pablo está acuñando el término, parece que está buscando crear un paraguas para un acto sexual que es considerado pecaminoso por Dios. Muchos defensores de la teoría de la pederastia indican que Pablo podría haber utilizado un término diferente, el problema con esta sugerencia es doble.  Ambas palabras griegas comunes para hombre son demasiado genéricas para indicar lo que Pablo estaba tratando de transmitir. Tanto Anthropos como Anēr pueden utilizarse como términos genéricos para todas las personas.  Arrēn, sin embargo, no puede serlo.

El otro problema de esta teoría radica en el contexto del Antiguo Testamento.  Hay un problema de “pérdida en la traducción” para muchos cuando estudian el Antiguo Testamento y el Nuevo.  Piensan que Pablo habría leído el Antiguo Testamento hebreo.  Y lo habría hecho, pero en sus escritos, Pablo cita casi exclusivamente la Septuaginta (la traducción griega de las Escrituras hebreas). Esto proporciona otro obstáculo para la teoría de la pederastia.  En la traducción griega de Levítico 18:22, encontramos que el término utilizado para varón es arrēn y el término utilizado para “acostarse con” es koitē. Es razonable deducir entonces, que Pablo está juntando estas dos palabras como resultado directo de su uso en la traducción de la LXX (el AT griego) de Levítico 18.  Lo que indicaría que Pablo creería que sus lectores se dirigirían a ese pasaje.  Y esto tiene sentido, ya que Pablo no explica la palabra recién acuñada, sino que creía que sus lectores simplemente entenderían a qué se refería.

Sin embargo, el problema sigue siendo cómo traducir mejor esta palabra en español.

Creo que una mejor traducción para usar en la situación es Sodomita o ir completamente a lo concreto con “los hombres tienen sexo con los hombres”.  Cuya etimología proviene de las ciudades de Sodoma y Gomorra en el Génesis.  Es probable que conozcas la historia, pero aquí tienes un resumen: Dios va a destruir Sodoma y Gomorra por su orgullo y arrogancia y su cultura degenerada y malvada.  Él envía ángeles para investigar y Lot (sobrino de Abraham) los salva de ser violados sexualmente por los lugareños, incluso ofreció sus propias hijas a los hombres de la ciudad (que, por cierto, tampoco estaba bien para Dios, pero me estoy apartando del tema principal) en Génesis 19.

Es en este punto donde muchos toman la sodomía como una violación anal, pero no es tan simple.  Aunque el pecado original de Sodoma y Gomorra no era la homosexualidad, la consecuencia de su pecado original se tradujo en la homosexualidad y la depravación sexual en general.  La sodomía, entonces, ha sido comúnmente vista a lo largo de la historia como el acto sexual realizado entre dos personas del mismo género.

Sodomía es un término mucho más amplio y duro que el de homosexual, y creo que llega mejor al corazón de lo que Pablo está hablando en sus cartas.

Sin embargo, una de las cosas que hace el autor del libro mencionado es redefinir la palabra sodomía para que signifique “sexo que no se utiliza con fines procreativos”.  Sin embargo, ese no ha sido el entendimiento general de la sodomía durante generaciones.  De hecho, actualmente, la Britannica define la sodomía de cuatro maneras: homosexualidad, coito anal, zoofilia y pedofilia[2].

Entonces, si la mejor traducción de la palabra en 1 Corintios y 1 Timoteo sería Sodomita, ¿indica eso que el comportamiento homosexual se considera bueno a los ojos de Dios?  Un observador objetivo se vería obligado a admitir, en mi opinión, que no, sino que simplemente sería uno de los múltiples comportamientos sexuales que se consideran pecaminosos según la naturaleza de la palabra de Dios.

El otro problema que tengo con este argumento es que deja completamente fuera de consideración a Levítico y Romanos.  De hecho, Romanos 1:26-27 es posiblemente una de las condenas más claras del sexo homosexual en el Nuevo Testamento.

Esto también llega al corazón de Génesis 19.  Muchos creen que el problema de Génesis 19 no era el sexo homosexual, sino la violación implícita que tendría lugar.  Sin embargo, encontramos en Romanos 1 que este no es del todo el caso.

Cuando una cultura rechaza a Dios y se niega a adorarle a él y sólo a él, él responde dándoles lo que quieren: su depravación.  Romanos 1:26-27 indica que la culminación del pecado original de rechazar a Dios y adorar lo creado en lugar del creador (nací así por lo que es santo y bueno podría verse como adorar lo creado en lugar del creador) viene con ambos, hombres y mujeres intercambiando el orden creado de la relación sexual con la pasión interna y el deseo del otro.  La palabra utilizada para los hombres en este pasaje es la misma que Pablo utilizó para combinar con una cama que se traduce como homosexual en las traducciones actuales.

En una de sus grandes obras literarias C.S. Lewis dice lo siguiente: “Al final sólo hay dos clases de personas: los que dicen a Dios: “Hágase tu voluntad”, y aquellos a los que Dios dice, al final, “Hágase tu voluntad”. Todos los que están en el infierno, lo eligen”[3] No estoy usando esta cita para plantear que aquellos que son homosexuales van a ir al infierno, sino para reforzar el punto de vista de que Romanos 1 indica claramente que la autogratificación es la línea que lleva a la rebelión y a la destrucción y el comportamiento homosexual es parte de esta concesión de Dios.

Esto nos lleva a continuación, a las objeciones más populares.  Las abordaremos la próxima semana.  La razón por la que estamos dedicando dos semanas a las objeciones es esta: Es importante establecer cuál realmente es la verdad para poder avanzar con verdadera compasión, gracia y misericordia.  Lo mismo puede decirse para entender cualquier otro comportamiento pecaminoso en nuestras vidas.  Aunque trataré estas objeciones académicamente, quiero tomarme un momento al final del artículo de esta semana para reconocer que los argumentos académicos son una cosa, y son importantes, pero el trato con las personas es algo totalmente diferente y de suma importancia.  Por ello, al final de esta serie de cuatro partes pretendo ofrecer una forma mejor.  Mi objetivo es tratar el tema con sensibilidad, respeto y amor, pero basando todo ello en el firme fundamento de la verdad. Manténgase atentos  la próxima semana para la respuesta final a lo que parecen ser las objeciones más populares para llamar a la actividad homosexual un pecado.

Referencias

[1] http://canyonwalkerconnections.com/forging-a-sacred-weapon-how-the-bible-became-anti-gay/ 

[2] https://www.britannica.com/topic/sodomy

[3] https://www.goodreads.com/quotes/16309-there-are-only-two-kinds-of-people-in-the-end

Recursos recomendados en Español: 

Robándole a Dios (tapa blanda), (Guía de estudio para el profesor) y (Guía de estudio del estudiante) por el Dr. Frank Turek

Por qué no tengo suficiente fe para ser un ateo (serie de DVD completa), (Manual de trabajo del profesor) y (Manual del estudiante) del Dr. Frank Turek  

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Josh Klein es un pastor de Omaha, Nebraska, con 12 años de experiencia ministerial. Se graduó con un MDiv en 2016 del Seminario de Sioux Falls y pasa su tiempo libre leyendo y comprometiéndose con temas teológicos y culturales actuales y pasados. Está casado desde hace 12 años con Sharalee Klein y tienen tres hijos pequeños.

Blog Original: https://cutt.ly/AYPpO8i

Facebook Comments

Recent Videos

Contact Cross Examined

Have General Questions?

Contact Cross Examined

SCHEDULE A CROSS EXAMINED SPEAKER

Click to Schedule

Pin It on Pinterest