Posts

LGBTQ Contradictions

“People almost invariably arrive at their beliefs not on the basis of proof but on the basis of what they find attractive,” said Blaise Pascal. Indeed, attraction, not reason, is the engine of the LGBTQ movement. Otherwise it wouldn’t be riddled with contradictions such as:

There are no differences between men and women.

Except when we demand the right to marry people of the same sex because people of the opposite sex are just too different from people of the same sex.

You ought not judge me for what I do.

Except I can judge you for what you do. You’re an ignorant, intolerant bigot for supporting your political goals rather than mine, and for refusing to celebrate my same sex wedding.

People should be tolerant!

Except me when I’m intolerant of you and your position.

Discrimination is wrong!

Except when I discriminate against you. After all, I can refuse to bake a cake that’s against same-sex marriage, but you can’t refuse to bake one that’s for it. I’ll sue!

There is no gay agenda.

PayPal Founder Peter Thiel said this at the Republican National Convention: “When I was a kid, the great debate was about how to defeat the Soviet Union. And we won. Now we are told that the great debate is about who gets to use which bathroom.  This is a distraction from our real problems. Who cares?”

Except when we at PayPal care enough to cancel our business plans in Charlotte because to the company, it’s absolutely a travesty of justice to keep men out of women’s bathrooms and showers. (Apparently, it’s not a travesty of justice to PayPal when Islamic countries literally murder gays and transsexuals. It’s business as usual for PayPal in those countries.)

It’s wrong to accommodate differences between men and women.

We at the NBA pulled our All-Star game out of Charlotte because it’s wrong to acknowledge and accommodate differences between men and women, especially by keeping them in separate restroom and shower facilities.

Except when we at the NBA acknowledge and accommodate the differences between men and women by keeping them in separate leagues, restrooms and shower facilities.

We are “inclusive and diverse.”

We at the NBA made our decision according to “the long-standing core values of our league. These include not only diversity, inclusion, fairness and respect for others but also the willingness to listen and consider opposing points of view.”

Except when it comes to “diversity, inclusion, fairness and respect” for the people of North Carolina who are being excluded because their diverse and opposing point of view is not respected by us at the NBA. You see, “Inclusion and diversity” to us and other liberals actually means exclusion for those who don’t agree with our approved views. (Whoops, there goes “diversity.”) But of course, you can see our point: it’s completely unreasonable for North Carolinians to want to keep biological men out of women’s shower facilities like we at the NBA do. After all, what could possibly go wrong? In order to rectify the situation, we at the NBA should move the game to New Orleans — a city with the exact same laws as Charlotte. That’ll show everyone that we stand on principle!

Why the Contradictions?

Truth is not the principle that the LGBTQ movement and their allies stand on. Truth is what corresponds to reality, and if anything obviously corresponds to reality it is that men and women are different. Humanity would not exist without those differences. They are not mere preferences; they are built into the very biological nature of the sexes.

Unfortunately, LGBTQ apologists are not concerned with the inherent contradictions in their positions. They are not on a truth quest but a happiness quest. Truth is being suppressed, sometimes intentionally and sometimes unintentionally, because it gets in the way of what they find attractive; what they perceive will make them happy. This is understandable. In fact, all of us are apt to suppress the truth on occasion to get what we want. Most of our problems are self-inflicted and exacerbated by our unwillingness to follow the truth where it leads.

Suppressed truth has terrifying implications because power rather than reason is the currency of influence for those unwilling to follow the truth. If you don’t think so, just begin to articulate a rational case against LGBTQ political goals. You won’t get any rationality back, just hysterical cries that you must be forcibly shut up because you are the next Hitler! That’s what we see out of many in the LGBTQ movement — from the bullying by the misnamed Human Rights Campaign on corporate and sports America all the way to the Supreme Court, which has ignored its oath to uphold the true meaning of Constitution.

HRC bullying is bad enough, but the illegitimate use of power by the Court is even worse. Five lawyers adopted legislative power from the bench to impose their own political views on over three hundred million Americans. Along the way they charged opponents of their views with “animus” against homosexuals. Animus? That’s not true. But even if it was, why does the Court think that voter motivation has anything to do with constitutionality? Even the Court succumbs to the tendency to impugn motives and call people names when it’s short on reason. In fact, when your position isn’t true, you can distract attention from your contradictions by yelling louder and bullying all opponents as the LGBTQ movement is doing.

Regardless of your political party, it’s time to stand up to the bullies, with truth. If you don’t, those with increasing power will use it someday to shut you up on something you care about. Then the ultimate contradiction will be complete — your right to free speech, religion and association guaranteed by our Constitution will not be guaranteed for you anymore either.


 

Resources for Greater Impact:

El Amor No Gano Fue Redefinido

Por Frank Turek

“El amor ganó” es el hashtag elegido por aquellos que apoyan la última decisión de la Corte Suprema, la cual se aprobó en este organismo legislativo con una votación de 5-4. Sí no estás contento con ella, entonces eres solamente un malvado intolerante que debe callarse y apoyar la nueva legislación. Olvida el hecho que tienes argumentos muy racionales para mantener el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. Por ejemplo, un matrimonio sin género cambia el acuerdo cultural de matrimonio, cambiando la búsqueda del bienestar infantil a la realización de deseos románticos adultos. La maternidad y paternidad definitivamente tienen género. Todos los niños merecen un papá y una mamá, asimismo una cultura que respalde eso. El amor no ganó.

¡Esto hace que olvides prestarles atención a los niños, ellos quedan en un segundo plano! Si no cambias tu posición intolerante (que en realidad no lo es) muchos miembros de “el amor ganó” buscarán que seas despedido, multado, demandado, caigas en bancarrota y seas forzado a violentar tu conciencia hacia Dios. ¡También las iglesias! (¡Vaya, si este es “el amor”, cómo podrá ser el odio!)

Cada bando en este tema piensa que el otro está equivocado. Se hace un juicio moral, sin importar si estas a favor o en contra de la redefinición del matrimonio. La moralidad siempre es legislada (o impuesta judicialmente). Por lo tanto, ¿cuál es la moralidad correcta?

La Corte Suprema nos lo ha informado. Cinco jueces han impuesto su propia moralidad, la cual exalta la homosexualidad al punto de virtud en nuestra sociedad. Ellos han establecido que el estado no puede solamente permitir el comportamiento homosexual (una posición neutral); sino que ahora debe promoverlo garantizando beneficios, y en palabras del Juez Kennedy: “dignidad” a través de una más “profunda” unión del matrimonio.

Los que no estén de acuerdo con esta nueva moralidad impuesta por la Corte son, en la práctica, los nuevos pecadores motivados por la “falta de respecto” y la “animosidad” (“animosidad” viene de la Decisión Lawrence del juez Kennedy – precedente citado por él mismo para justificar su propia animosidad hacia los oponentes del matrimonio sin género). Sí, desafortunadamente la Corte Suprema ensucia a todos los oponentes de su nueva moralidad con la misma intolerancia jurídica que dice detestar.

Esto plantea una pregunta muy seria, la cual es central para esta decisión y cualquier otra que hagamos en la política. ¿Cuál es el estándar? ¿Bajo qué estándar juzgamos que algo es bueno, y su opuesto como malo? ¿Bajo qué estándar cinco jueces han decidido exaltar la homosexualidad al punto de virtud y declarar que cualquier oposición a esa postura es “animosidad” y “falta de respeto”?

El estándar debía ser la Constitución (la cual realmente fue aprobada por el Pueblo, y no la inventada que va “evolucionando” en las mentes de jueces motivados políticamente), es fácil ver el por qué esta Corte está equivocada. Cuando la 14va Enmienda fue aprobada en 1868, el comportamiento homosexual era un delito en todos los estados, y las mujeres y afroamericanos no tenían el derecho al voto. Si la cláusula de “protección igualitaria” de la 14va Enmienda ni siquiera podía asegurar el derecho al voto para las mujeres, ¡tampoco les aseguraba el derecho de casarse entre mujeres!

Incluso bajo la mismas palabras de Kennedy hace dos años en la Decisión Windsor, el matrimonio es un asunto estatal y no federal (a menos que una ley viole la prohibición de discriminación racial de la 14va Enmienda, lo cual no era el caso en esta oportunidad). ¡Ahora de repente, dos años más tarde, Kennedy junto con su mini legislatura, decide que todos, incluido él mismo, han estado interpretando de manera equivocada la 14va Enmienda durante 147 años!

¿Quieres darle a las mujeres y a los afroamericanos el derecho al voto? Entonces realiza una enmienda a la Constitución (lo cual hizo el Pueblo). ¿Quieres hacer el matrimonio un asunto federal en lugar de uno estatal, y cambiarlo en una institución sin género? Entonces el Pueblo debería hacer también una enmienda.

Pero la Corte ha decidido ignorar esto. Kennedy junto con su séquito anti-democracia ha decidido que ellos son el nuevo estándar. No la Constitución. No el Pueblo. No Dios o su ley natural, la cual nos da la verdad autoevidente que las relaciones homosexuales y heterosexuales son radicalmente diferentes en muchas maneras, sobre todo por su capacidad para engendrar y criar niños.

Las opiniones personales de cinco jueces, no elegidos, ahora comprenden el nuevo estándar que 320 millones de personas deben obedecer. Irónico, dado el hecho que en 1992 el juez Kennedy escribió que todos tienen “el derecho de definir su propio concepto de existencia, de significado, del universo, y del misterio de la vida humana”. Ahora el juez Kennedy y su séquito han abandonado esa contraproducente y relativista psicología barata para imponer sobre todo el país un nuevo absoluto –su propia definición del matrimonio. Incluso si tú apoyas el matrimonio sin género, el hecho que cinco personas no elegidas piensen que sus opiniones personales son el estándar para el resto de nosotros, debería atemorizarte.

Si cinco personas pueden ignorar la Constitución y redefinir la institución que mantiene unido el fundamento de la civilización –la familia biológica con padre y madre–, entonces ninguna ley o libertad está segura. Eso incluye la Libertad de Expresión y la Libertad de Religión. (Ellos vendrán por estas también).

“Oh, pero tenemos la Declaración de Derechos”, podrías pensar. “Ellos no pueden anularla.”

Ellos ya lo han hecho hasta cierto punto. Pregúntale al pastelero o al florista: ¿cómo la 1ra Enmienda  sobre la Libertad de Religión les está funcionando en este momento en su pastelería o floristería?

Con este grupo no importa lo que diga la Constitución realmente. No importa que leyes apruebes o lo que significan las palabras. No importa el hecho que deberíamos ser gobernados bajo el gobierno de la ley y no por caprichos de hombres. Los caprichos de cinco personas ahora son supremos –a menos que los gobernadores decidan invocar la 10ma Enmienda y anular esta decisión para sus respectivos estados, lo cual deberían hacer. ¿Habrá algún gobernador que pueda salvar a este país de una corte tipo imperial? ¿Habrá algún Andrew Jackson en la mansión de algún gobernador?

Las palabras de John Adams no podrían ser más precisas: “Nuestra Constitución fue creada para el pueblo moral y religioso. Es completamente inadecuada para cualquier otro tipo de gobierno.”

El amor no ganó – los dioses inmorales de la Suprema Corte simplemente cambiaron su definición.

 


Déjanos un comentario sobre lo que piensas de este blog: El Amor No Gano Fue Redefinido


Traducido por Erick Jimenez

El sexo es la nueva religión

Por Frank Turek

El sexo es la nueva religión en los Estados Unidos, y es la religión de la espada. Esta es la verdadera razón por la que esta controversia ha aumentado en Indiana. Una minoría vociferante y determinada de la religión del sexo está intimidando y la talando tradicionalistas quienes necesitan una ley que les permita que se les deje en paz. Este choque de ortodoxias tiene valores opuestos con moralistas en ambos lados exigiendo sus derechos.

Un lado dice, “todo el mundo debe celebrar mi matrimonio entre personas del mismo sexo” (una posición moral).  Y el otro dice, “Dios o mi conciencia me impide hacerlo” (que es también una posición moral).  ¿Alguien puede ver una posición neutral aquí? No hay ninguna. Por lo tanto, la pregunta es ¿al “derecho” moral de quien se le dará prioridad?

Los Gobernadores de Indiana, Arkansas y varios otros estados ven la necesidad de proteger la libertad religiosa por una muy buena razón de que —está siendo atacada. La balanza se inclina decididamente contra el libre ejercicio de la religión tradicional— y contra el derecho de los cristianos, musulmanes, judíos y cualquier otra persona quien no se  celebre la ortodoxia de la nueva religión.

Olvídate de la tolerancia. Esto va más allá de la tolerancia. Ahora, si usted no está de acuerdo con celebrar el matrimonio entre personas del mismo sexo, los creyentes en la religión del sexo comenzarán una inquisición y, sin un juicio justo, te castigaran por tu herejía. Es por eso que esta legislación es necesaria. Floristerías y pastelerías, fotógrafos, agentes de de bienes raíces, CEOs de compañías de Internet y los conferencistas como yo han descubierto personalmente que todas las personas que dicen que están luchando por “tolerancia” son a menudo las más intolerantes. En el nombre de la “inclusión y diversidad”, aquellos de nosotros que tenemos una diversa vista estamos siendo excluidos, y hasta despedidos y multados porque no violamos nuestras creencias para satisfacer al opresivo clero de la religión del sexo.

Hace un par de años Cisco y Bank of America me despidieron de mi puesto de consultor de formación debido a que ha que tengo creencias conservadoras sobre el sexo y el matrimonio aunque mis creencias nunca fueron expresadas en el trabajo. Cuando un gerente homosexual de Cisco se dio cuenta en la internet de que yo habia escrito un libro dando dando pruebas de que mantener la definición del matrimonio natural sería lo mejor para la sociedad, el no me pudo tolerar y exigió que me despidan. Un HR ejecutivo me corrió a pocas horas sin tan  siquiera hablar conmigo. Esto ocurrió a pesar del hecho que los programas de liderazgo y la formación de equipos que yo dirigía siempre recibían altas calificaciones (incluso del gerente homosexual!).

Mientras que probablemente estoy entre la minoría, creo que la gente tiene el derecho a elegir con quien quiere hacer negocios. En otras palabras, yo apoyo el derecho de Cisco de despedirme. Mi problema, como lo he explicado aquí, es que ellos falsamente afirman ser “incluyentes y diversos”, cuando son cualquier otra cosa menos eso. Su ortodoxia es tan cerrada y estrecha como la iglesia más rabiosamente fundamentalista.

Mis amigos David y Jason Benham  están de acuerdo con la libertad de asociación y los derechos de las empresas. Cuando los miembros de la religión del sexo aprendieron que los  hermanos Benham los cuales son evangélicos estaban violando su ortodoxia por ser pro-vida y pro-matrimonio natural, una inquisición comenzó para obtener que los Benhams fueran despedidos su programa de televisión. Los ejecutivos de HGTV en última instancia cedieron a las exigencias de estos sacerdotes dogmáticos y cancelaron su programa de televisión, que ya estaba en producción. Cuando Jason Benham le dijo a un reportero de televisión que HGTV tenía el derecho de despedirlos, el reportero quedó boquiabierto. La Benhams son en realidad tolerantes! También lo son la mayoría de cristianos (aunque hay algunas manzanas podridas en cada grupo).

Por alguna razón la gente esta teniendo la impresión equivocada sobre estas leyes estatales que buscan proteger la libertad religiosa. (No es que los medios de comunicación cada momento vaya a tergiversar una cuestión relacionada con la homosexualidad—todos sabemos lo justos y equilibrados que son.) Este gráfico muestra como trabajan estas leyes. Te darás cuenta que no permiten que las empresas nieguen a cualquier persona servicio en un establecimiento de venta. Nadie esta haciendo eso, y no se podría estar en el mundo de los negocios si haces eso por mucho tiempo. El mercado libre, se encargaría de ello. Por otra parte, aquellos que realmente siguen a Jesús quieren estar y servir en medio de aquellos que no creen como lo hizo Jesús. Nosotros simplemente no podemos promover eventos o ideas que van contra la enseñanza de Cristo sobre el matrimonio (Mateo 19:4).

La verdad es que las leyes no son espadas, sino más bien escudos. Y su intención es de proteger  a aquellos que forman parte de las religiones tradicionales de los de la religión del sexo, que les gustaría utilizar la espada de gobierno para obligar a los  tradicionalistas a participar en ceremonias que van en contra de su religión o su conciencia. En otras palabras, las leyes están diseñadas para prevenir la discriminación contra los tradicionalistas, no para permitirles discriminar contra las personas en la religión del sexo.

Estados Unidos tiene una larga historia de equilibrar con éxito una gran variedad de creencias religiosas y morales con otros intereses importantes. Por ejemplo, aun cuando el cumplimiento del servicio militar fue involuntario, se les daba suficiente libertad a que los objetores concienzudos quienes no quisieran llevar armas.  Si se le permite a la gente quedar exentos de defender al país— lo cual es la responsabilidad más importante de nuestro gobierno—sin duda se puede permitir a las personas que estén exentas de realizar ceremonias de las bodas  entre personas del mismo sexo!

¿Qué atractivo o interés tiene el gobierno en forzar a alguien a apoyar una boda entre personas del mismo sexo? No es que exista una escasez de personas dispuestas a hacerlo. Si una abuelita de 70 años la cual es una florista no quiere arreglar flores para tu boda del mismo sexo, ¿por qué no ir a una persona que estaría encantada de hacerlo? (¿es de verdad tan difícil de encontrar a una floristería gay?) ¿Por qué nunca escuchamos acerca de tradicionalistas demandando a los dueños de negocios gay por negarse a imprimir volantes contra el matrimonio gay? ¿Por qué es la “tolerancia” sólo una calle de un solo sentido para la religión del sexo?

¿Debería un proveedor de comida para eventos musulmán estar obligado a hacer una boda del mismo sexo? ¿Debería un fabricante de camisetas musulmán verse obligado a imprimir camisetas de orgullo gay o para aquellos que satirizan a Mahoma? (La religión del sexo preferiría que no usáramos a los musulmanes en nuestras preguntas, limitémonos a hablar de los Cristianos, por favor.)

No existe interés convincente del gobierno para forzar a un negocio a hacer una boda o imprimir algo que vaya en contra de sus creencias. Es por eso que la religión del sexo está distorsionando los hechos y hace berrinche para que el gobierno obligue a la gente a violar su conciencia. (Su enfoque me recuerda a los malos predicadores/pastores que escriben notas en los márgenes de su sermón: “lógica débil aquí—debo de golpear ¡púlpito!”) Al parecer, la religión del sexo simplemente no puede tolerar el hecho de que algunas personas no aceptan sus falsas doctrinas de fe.

Desearía que hubiese una posición de compromiso aquí pero no la hay. Tenemos dos valores opuestos en conflicto directo. La religión del sexo valora la espada de la compulsión gubernamental sobre la libertad de religión y de conciencia. ¿Y tú?


Este articulo también esta disponible en Ingles aquí: Sex is the New Religion