Sí, La Cosmovisión Cristiana Es Apoyada Por La Evidencia

Richard Dawkins, una vez famoso dijo: “La fe es la gran mentira, la gran excusa para evadir la necesidad de pensar y evaluar las pruebas. La fe es creer a pesar de, incluso debido a, la falta de pruebas. También citan de él: “Muchos de nosotros veíamos la religión como un sinsentido dañino. Las creencias podrían carecer de todas las pruebas de apoyo, pero pensemos, si la gente necesitara una muleta para el consuelo ¿dónde está el daño? El 11 de septiembre cambió todo eso’’. Dawkins no es el único ateo que cree que el cristianismo no puede ser apoyado por evidencia. Sam Harris dijo: “Cuando consideramos la verdad de una proposición, o uno está comprometido en una evaluación honesta de la evidencia y argumentos lógicos o no lo está. La religión es un área de nuestras vidas donde la gente se imagina que algún otro estándar de integridad intelectual se aplica”. Declaraciones como éstas, mientras son retóricamente poderosas, exponen una falta de comprensión sobre la naturaleza de la evidencia. Dawkins y Harris no son profesionales elaborando casos y no están familiarizados con las amplias categorías de pruebas que usamos en juicios criminales y civiles todos los días. Los detectives y los fiscales entienden que cualquier cosa puede ser evaluada evidencialmente. Sólo hay dos categorías de evidencia, y los Creadores de Casos Cristianos utilizan ambos tipos de evidencia al hacer un caso para el cristianismo:

dating gospels

Categoría Uno: Evidencia directa

El testimonio de un testigo ocular.

Categoría Dos: Evidencia Indirecta (Circunstancial)

Todo lo demás.

Los jueces ayudan a los jurados a entender la diferencia entre estas dos formas de evidencia. En California, los jueces proporcionan las siguientes instrucciones a los miembros del jurado:

Los hechos pueden ser probados por evidencia directa o circunstancial o por una combinación de ambos. La evidencia directa puede ser un hecho por sí mismo. Por ejemplo, si un testigo testifica que vio llover afuera antes de entrar al juzgado, ese testimonio es una evidencia directa de que estaba lloviendo. La evidencia circunstancial también puede ser llamada evidencia indirecta. Las pruebas circunstanciales no prueban directamente el hecho que se ha de decidir, sino que es prueba de otro hecho o grupo de hechos de los que ustedes pueden lógicamente y razonablemente concluir la verdad del hecho en cuestión. Por ejemplo, si un testigo testifica que vio a alguien entrar con un impermeable cubierto con gotas de agua, ese testimonio es evidencia circunstancial porque puede apoyar una conclusión de que estaba lloviendo. (CalCrim Sección 223).

¿Empiezas a entender la diferencia? La gran mayoría de los casos que ocurren en América son principalmente circunstanciales. De hecho, ninguno de mis casos sin resolver se ha beneficiado de pruebas directas. Cuando no tienes un testigo ocular que pueda identificar a tu sospechoso, tienes que construir el caso de forma acumulativa de todas las pruebas indirectas que tienes.

Si eres como otras personas en América, probablemente piensas en pruebas circunstanciales de manera despectiva. No puedo decirle cuántas veces he oído a alguien decir, “Oh, eso es sólo un caso circunstancial”. La evidencia indirecta obtiene una mala crítica en la prensa estos días. Tal vez por eso la gente está confundida acerca de su valor en los juicios criminales. Los jueces instruyen a los jurados de que tengan cuidado de no pensar negativamente en pruebas circunstanciales. De hecho, a los jurados se les dice que den a las pruebas circunstanciales el mismo peso en sus consideraciones:

Las pruebas directas y circunstanciales son tipos aceptables de evidencia para probar o refutar los elementos de un cargo, incluyendo la intención y el estado mental y los actos necesarios a una convicción, y ninguno es necesariamente más confiable que el otro. Ninguno tiene derecho a un peso mayor que el otro. Ustedes deben decidir si un hecho en cuestión ha sido probado basado en toda la evidencia. (CalCrim Sección 223).

Personalmente, me gustan los casos circunstanciales mejor que los casos directos. ¿Sabes por qué? Porque los testigos a veces mienten. Hay veces en que un testigo está indebidamente motivado. Tal vez quieren mentir para que puedan proporcionar algunos detalles importantes y estar en la fecha y lugar citados, o tal vez quieren mentir para ayudar a un amigo que ha sido acusado. Aunque puedo interpretar mal las pruebas indirectas, nunca me mienten intencionalmente. Por esa razón, a menudo prefiero reunir casos circunstanciales que casos directos basados únicamente en testigos oculares.

Como resultado, el argumento del cristianismo se basa en pruebas directas e indirectas. Los evangelios son relatos de testigos oculares. Son pruebas directas, aunque sería prudente ofrecer una advertencia. Los escépticos a veces afirman que no debemos pensar en los relatos evangélicos como evidencia directa, ya que no podemos interrogar a los testigos (escritores) como nosotros podemos hacerlo con los testigos en juicios penales. Después de todo, las normas de las declaraciones “de oídas” nos impiden presentar declaraciones de testigos oculares que no pueden ser examinadas a través del interrogatorio. Pero ya he escrito sobre por qué esta importante regla simplemente no se puede aplicar a los relatos históricos como los Evangelios (por lo que no voy a discutir este punto aquí). Lo más importante es simplemente esto: ¿son confiables los relatos del Evangelio? En realidad, podemos abordar esta cuestión más crítica aplicando la misma plantilla crítica que aplicamos a otros relatos de testigos oculares. He tratado de demostrar este proceso en  Cold-Case Christianity (Cristianismo Caso Sin Resolver) .

Como todos los buenos casos probatorios, el caso del cristianismo es un caso acumulativo construido con evidencia directa e indirecta. Podemos evaluar indirectamente las afirmaciones de los Evangelios examinando las pruebas internas del lenguaje, el uso del pronombre y las descripciones de la geografía, la cultura y la política. También podemos evaluar la evidencia de la arqueología y las primeras descripciones paralelas reacias  ofrecidas por los no cristianos y los creyentes judíos. Además, podemos evaluar indirectamente la datación temprana de los Evangelios y trazar su transmisión con la evidencia que encontramos en los escritos de los primeros Padres de la Iglesia. Todas estas piezas de evidencia indirecta son importantes para nuestro caso.

Un último punto importante necesita hacerse sobre la naturaleza de la evidencia que utilizamos para hacer casos penales. Los programas de televisión como CSI han dado falsamente al público en general la idea de que debemos tener pruebas científicas y forenses (como ADN, serología, huellas dactilares o evidencia científica, material) para hacer un caso convincente. Nada más lejos de la verdad. En mis casos sin resolver, rara vez he tenido este tipo de evidencia (recuerda que hay una razón por la que mis casos no fueron resueltos originalmente). Más que nada, mis casos se hacen con la evidencia de declaraciones y comportamientos. A veces la declaración más simple o acción puede ser la clave para condenar a un sospechoso. La evidencia científica es grandiosa cuando la tienes, pero rara vez la tengo. He aprendido a examinar todo y no pasar por alto nada.

Cuando Dawkins y Harris dicen que nosotros, como cristianos, creemos en algo para lo cual no hay evidencia de apoyo, simplemente traicionan su ignorancia sobre la naturaleza de las pruebas y la forma en que los detectives y los fiscales construyen casos. Todo tiene el potencial de ser usado como evidencia. La evidencia indirecta es tan poderosa como la evidencia directa, y la evidencia científica y forense suele ser un lujo innecesario. Hay sólo dos categorías de evidencia, y los Creadores de Casos Cristianos utilizan ambos tipos de evidencia al hacer un caso para el cristianismo.

 


Fuente Original: http://crossexamined.org/yes-christian-worldview-supported-evidence/

Traducido por Ruth Hernández

Editado Por Jairo Izquierdo

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *