¿Quién Escribió El Evangelio De Juan?

Por Brian Chilton

Durante las últimas semanas, hemos investigado a los autores de los Evangelios y el libro de Hechos. En este artículo, examinamos la evidencia del Evangelio de Juan. ¿Quién escribió el Cuarto Evangelio? Como hemos visto en artículos anteriores, este artículo examinará al autor propuesto, las evidencias internas y externas de la autoría, la fecha y la ubicación y la audiencia prevista para el Cuarto Evangelio.

Evangelio San Juan Autor

Autor Propuesto Por Tradición

La tradición de la Iglesia afirma que Juan el apóstol escribió el Cuarto Evangelio mientras pastoreaba como un anciano en Éfeso. ¿La evidencia respalda esta suposición?

Evidencia Interna

Internamente, como los otros Evangelios, el autor no tiene nombre. Sin embargo, una lectura clara del Cuarto Evangelio denota que el que se llama el discípulo amado, o el discípulo a quien amaba Jesús, también es el autor del libro. La frase “el discípulo a quien Jesús amaba” aparece cinco veces en el Cuarto Evangelio. Este discípulo tiene un papel prominente incluso al punto que Pedro pregunta sobre el ministerio del discípulo amado en Juan 21. Hijo de Zebedeo, cumple con este criterio al igual que Santiago, el hermano de Juan. Sabemos que Santiago, hijo de Zebedeo, murió en los años 40 d.C. (Hechos 12: 1-5). El amado de Jesús aparece con Pedro en 13: 23-24; 18: 15-16; 20: 2-9; y en el capítulo 21. Juan también se encuentra con Pedro en Lucas 22: 8; Hechos 1:13; 3-4; 8: 14-25; y Gálatas 2: 9. Entonces, solo Juan cumple los criterios necesarios para la autoría del Cuarto Evangelio. La pregunta de Pedro en Juan 21 indica que el autor era anciano y reflexionaba sobre su vida con Jesús y los apóstoles.

Evidencia Externa

Al referirse al autor del Cuarto Evangelio, el padre de la iglesia primitiva Ireneo (c.130-202 d.C.) escribe:

Además, enseñan que Juan, el discípulo del Señor, indicó al primer Ogdoad, expresándose en estas palabras: Juan, el discípulo del Señor, deseando exponer el origen de todas las cosas, para explicar cómo el Padre produjo el todo, establece un cierto principio, -es decir, que fue engendrado primero por Dios, a cuyo Ser ha llamado tanto el Hijo unigénito como a Dios, en quien el Padre, después de una manera seminal, dio a luz todas las cosas.[1]

Clemente de Alejandría (hacia 150-215 d.C.), citado por el historiador de la iglesia Eusebio de Cesárea (c. 263-339 d.C.) denota lo siguiente:

De nuevo, en los mismos libros, Clemente ha establecido una tradición que había recibido de los ancianos antes que él, con respecto al orden de los Evangelios, con el siguiente efecto. Él dice que los Evangelios que contienen las genealogías fueron escritos primero, y que el Evangelio según Marcos fue compuesto en las siguientes circunstancias:

Pedro, habiendo predicado la palabra públicamente en Roma, y por el Espíritu proclamó el Evangelio, los que estaban presentes, que eran numerosos, le suplicaron a Marcos, ya que él lo había atendido desde un primer momento, y recordó lo que se había dicho, anotar lo que se había hablado al componer el Evangelio, se lo entregó a quienes le habían hecho la petición; lo cual, llegando al conocimiento de Pedro, no lo obstaculizó ni alentó. Pero Juan, el último de todos, al ver que lo que era corpóreo se exponía en los Evangelios, en la súplica de sus amigos íntimos, e inspirado en el Espíritu, compuso un Evangelio espiritual.[2]

Ignacio de Antioquía (c. 35-108 d.C.) cita el Evangelio de Juan con bastante frecuencia cuando escribe una epístola a los antioqueños. La cita de Ignacio del Cuarto Evangelio ilustra que el libro fue visto de una manera positiva y autoritativa. Ignacio se observa como un discípulo de Juan el apóstol junto con Policarpo. El Martirio de St. Ignacio observa lo siguiente:

Por lo tanto, con gran prontitud y alegría, a través de su deseo de sufrir, descendió de Antioquía a Seleucia, desde donde partió. Y después de una gran cantidad de sufrimiento llegó a Esmirna, donde desembarcó con gran alegría, y se apresuró a ver al santo Policarpo, [anteriormente] su compañero de discípulo, y [ahora] obispo de Esmirna. Porque ambos tenían, en los viejos tiempos, discípulos de San Juan Apóstol. Siendo llevado luego a él, y habiéndole comunicado algunos dones espirituales, y gloriándose en sus ataduras, le suplicó que trabajara con él para el cumplimiento de su deseo; sinceramente preguntando esto a toda la Iglesia (porque las ciudades y las Iglesias de Asia habían acogido al hombre santo a través de sus obispos, presbíteros y diáconos, todos apresurándose a recibirlo, si de algún modo recibían de él algún don espiritual), pero, sobre todo, el santo Policarpo, que, por medio de las bestias salvajes, que pronto desaparecería de este mundo, podría manifestarse ante el rostro de Cristo.[3]

Se podría dar mucho más en cuanto a la evidencia externa. Sin embargo, la información presentada debería ser suficiente para nuestros propósitos.

Fecha

La evidencia sugiere que el Evangelio de Juan fue el último, escrito en algún momento después del año 70 d.C. Parece que Juan pudo haber sido escrito entre mediados de los 80 y principios de los 90, ya que pudo haber servido como pastor de la iglesia de Éfeso.

Ubicación y Audiencia

El testimonio de Juan se conserva mientras se desempeña en Éfeso en Asia Menor. Por lo tanto, escribe a la gente de esa área, pero también a las generaciones futuras de la iglesia. Quizás es por eso que Clemente de Alejandría lo llama un “evangelio espiritual”.

Conclusión

Creo que Juan el apóstol escribió el Evangelio por dictado. Es decir, lo más probable es que Juan haya proporcionado el material a un amanuense. El amanuense documentó las palabras del apóstol anciano y agregó la adenda al Cuarto Evangelio y el título “el discípulo a quien Jesús amaba” en referencia al apóstol. Creo que la evidencia es bastante fuerte para Juan, el hijo de Zebedeo, autor del Cuarto Evangelio. Las afirmaciones en contrario[4] aportan más preguntas que respuestas. Por ejemplo, ¿por qué los otros Evangelios no elevan a los otros candidatos sugeridos a una luz más elevada? ¿Cómo es que Juan es un discípulo del círculo interno en los otros Evangelios y está perdido en prestigio en el Cuarto Evangelio si Juan no es el autor?[5] Para reiterar, creo que se empleó un amanuense en la formación del Evangelio. Pero el uso de un amanuense no niega la mano del apóstol por escrito. Entonces, para aquellos que erróneamente afirman que el apóstol no pudo haber formado un documento como este, tal argumento se disipa si se emplea un amanuense. Todavía es muy posible con el conocimiento obtenido por Jesús y su empleo anterior que Juan, hijo de Zebedeo, podría haber escrito todo el Evangelio a mano. Pero, prefiero pensar que se empleó un amanuense.

Notas

[1] Ireneo de Lyon, “Irenæus against Heresies, 1.8.5.” En Los Padres Apostólicos con Justino mártir e Ireneo, ed. Alexander Roberts, James Donaldson y A. Cleveland Coxe, vol. 1, The Ante-Nicene Fathers (Buffalo, NY: Christian Literature Company, 1885), 328.

[2] Clemente de Alejandría, “Fragmentos de Clemens Alexandrinus”, en Padres del siglo II: Hermas, Tatiano, Atenágoras, Teófilo y Clemente de Alejandría (Total), ed. Alexander Roberts, James Donaldson y A. Cleveland Coxe, trad. William Wilson, vol. 2, The Ante-Nicene Fathers (Buffalo, NY: Christian Literature Company, 1885), 580.

[3] Alexander Roberts, James Donaldson y A. Cleveland Coxe, eds., “El martirio de Ignacio”, en Los Padres Apostólicos con Justino Mártir e Ireneo, vol. 1, The Ante-Nicene Fathers (Buffalo, Nueva York: Christian Literature Company, 1885), 130.

[4] Ben Witherington, III sostiene que Lázaro fue el autor del Cuarto Evangelio.

[5] Por ejemplo, parece claro que el discípulo amado fue uno de los más conocidos. Juan el apóstol tiene tal estado.

Blog original: https://bellatorchristi.com/2017/06/26/who-wrote-the-gospel-of-john/

Traducido y editado por Jairo Izquierdo

 


 

Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *