Puede Una Comprension de la Vida Eterna Cambiar Nuestra Forma de Ver La Maldad

En mi último libro, “La Escena de Crimen de Dios: Un Detective de Homicidios Examina la Evidencia para un Universo Divinamente Creado”, examino ocho piezas de evidencia en el universo mientras hago el caso por la existencia de Dios. Cuando una pieza de evidencia apunta hacia un sospechoso en particular, a eso lo llamamos evidencia inculpante. Si apunta lejos de el sospechoso (o, más precisamente, exclude la posibilidad de que un sospechoso esté involucrado), a eso lo llamamos evidencia exculpante. La existencia de la maldad en el universo ha sido usado por muchos escépticos como una forma de evidencia exculpante, exculyendo la existencia rasonable de Dios completamente. Después de todo, como puede ser que un Dios todo poderoso y un Dios que nos ama totalemente puede permitir que la maldad existiera? Una formulación antigua del problema es veces es atribuido a Epicuro:

“¿Está Dios dispuesto a prevenir la maldad, pero no es capaz? Entonces, él no es omnipotente. ¿Es capaz, pero no dispuesto? Entonces él es malévolo. ¿Esta dispuesto y capaz? ¿Entonces de donde viene la maldad? ¿O no está dispuesto ni capaz? ¿Entonces por qué llamarle Dios?”

¿La existencia persistente de la maldad excluye la posibilidad razonable que existe Dios? No. Como lo he describido en La Escena de Crimen de Dios (Capítulo Ocho – La Evidencia de la Maldad: ¿Pueden Coexistir Dios y la Maldad?), yo ofrezco un filtro explanatorio construido en siete consideraciones relacionadas a la existencia de la maldad, la naturaleza del universo, y los deseos de Dios. Una consideración importante que debemos considerar cuando evaluamos la naturaleza potencialmente exculpatoria de la maldad es la naturaleza de la vida, particularmente si, como creen los Cristianos, la vida se extiende más alla de la tumba.

La maldad y el sufrimiento son típicamente experienciados y entendidos dentro del contexto de la vida de uno. Durante los treinta y cinco años que yo fui un ateo, miré a mi vida como un segmento de línea, que abarca entre dos puntos: mi nacimiento y mi muerte.

del nacimiento a la muerte (1)

Tenía la esperanza de una vida (un “segmento de línea”) de aproximadamente noventa años. Si yo hubíera desarollado cancer durante este lapso de tiempo, yo hubíera estado enojado por la cantidad de tiempo que me fue robado mientras batallé contra esa enfermedad. De hecho, si hubiera sido diagnosticado con una enfermedad terminal a esa edad, yo hubiera estado enojado de que me deprivieran cincuenta por ciento de la vida que yo esperaba.

Sufrimiento y Muerte

Si el teísmo es cierto, y somos más que meros seres materiales, la vida no es un segmento de línea. La vida es, en cambio, un rayo que se extiende desde el punto de nuestro nacimiento, pasando por el punto de nuestra muerte física, y que se extiende a una vida eterna más allá de la tumba.

GCS-Secondary-Investigation-Illustration-20-1024x157

Ahora considere alguna experiencia de maldad, dolor o sufrimiento en el contexto de una vida eterna. Es posible, por ejemplo, recordar las vacunas dolorosas que recibiste cuando eras niño. Si estás leyendo este libro a la edad de treinta años, el pequeño periodo de su vida ocupada por el dolor que usted experimentó durante esas vacunas ha sido superado mucho por los años que has vivido desde ese entonces. Mientras el tiempo ha pasado desde el punto de esa experiencia, has podido colocar ese dolor dentro del conexto más amplio de su vida. Ni lo recuerdas hoy.

Si el dualismo es cierto, somos ambos seres materiales tanto como no materiales, y eternos que vivirán para siempre. Nuestra experiencia y comprensión del dolor y la maldad deben ser contextualizados dentro de la eternidad, no dentro de nuestra temporalidad. Cualquiera que sea nuestra experiencia aquí en nuestra vida terrenal, no importa cuán dificil o doloroso que sea, debe ser visto a través del lente de la eternidad. Mientras nuestra experiencia eternal se estira mas alla de nuestras luchas en esta vida, nuestro sufrimiento temporal se convertiá en un porcentaje cada vez más pequeño de nuestra conciencia. La angustia que tal vez hemos experimentado en la tierra va ha ser superado por el gozo que experimentaremos en la eternidad.

Se encoge

Cuando alguien me pregunta por qué ha ocurrido algo malo (sobre todo cuando un acto malvado involucra a un niño inocente), soy cuidadoso a ofrecer una respuesta rápida, aun si la respuesta es evidentemente o filosóficamente precisa. La verdad relacionada a la maldad siempre es mucho más compleja e inter-relacionada. Como lo describo en mi libro La Escena de Crimen de Dios, hay siete consideraciones que debemos evaluar al tratar de explicar todo acto de maldad. Una de estas consideraciones involucra la naturaleza de la vida y la eternidad. Si la forma de como el Cristiano ve la vida es verdad, la maldad dede de ser evaluado a través de la lente de la eternidad, no a través de la perspectiva limitada de nuestras vidas mortales. La eternidad cambia todo.

Crees que: ¿ Puede Una Comprension de la Vida Eterna Cambiar Nuestra Forma de Ver La Maldad ?

Traducción Bryan Woodward


Free CrossExamined.org Resource

Get the first chapter of "Stealing From God: Why Atheists Need God to Make Their Case" in PDF.

Powered by ConvertKit
1 reply
  1. Cindy Diaz says:

    Muy buen post! Un buen recordatorio de que nosotros como Cristianos, deberíamos mantener la perspectiva eterna en momentos de sufrimiento.

    Reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *